Egipto derechos humanos
Fotografía: Kay Nietfeld - Dpa News
El Cairo, Egipto.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, urgió hoy a Egipto durante su visita a El Cairo a que respete los derechos humanos.

Motivo para ello es la dura reacción del Gobierno egipcio a protestas en septiembre, tras las cuales miles de personas fueron detenidas, según organizaciones de derechos humanos.

La estabilidad política siempre presupone que se respeten los derechos de los ciudadanos, dijo el político socialdemócrata tras una reunión con el presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi.

“Cualquier otra actitud lleva a la insatisfacción, como hemos experimentado recientemente en Egipto”, indicó Maas, y agregó que es por lo tanto de interés para Egipto que la gente allí pueda invocar ciertos estándares de derechos humanos y “respirar el aire de la libertad”.

Al mismo tiempo, el ministro germano subrayó la importancia de Egipto para la estabilidad de toda la región y citó como ejemplos los conflictos en Libia y entre Israel y los palestinos.
“Ambas cosas son necesarias: el diálogo con Egipto, pero también la expresión de las expectativas en materia de derechos y libertades civiles”, señaló Maas.

En septiembre se produjeron, por primera vez en años, protestas contra los líderes políticos en El Cairo y otras ciudades, a pesar de las estrictas condiciones impuestas. Los manifestantes también pidieron el derrocamiento de Al-Sisi.

Según la organización de derechos humanos Comisión Egipcia de Derechos y Libertades (ECRF), más de 4 mil 300 personas fueron detenidas en relación con las protestas. La fiscalía declaró que se había interrogado a unas mil personas sobre su posible participación en las protestas.

Hasta el momento, el Gobierno egipcio no ha hecho ninguna declaración sobre el número de detenciones.