migraciones climáticas
Fotografía: EFE /Archivo
Viena, Austria. 

Las migraciones causadas por la crisis climática afectarán sobre todo a países de renta media con un gran sector agrícola -como Argentina, Uruguay, Brasil o México-, según un estudio difundido este lunes por un equipo internacional de científicos.

En un comunicado publicado en Viena, el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (Iiasa), participante en la investigación, matiza que, en cualquier caso, la magnitud del impacto dependerá “de las condiciones económicas y sociopolíticas particulares de cada país”.

Publicado en la revista Nature Climate Change, el trabajo cuantifica por primera vez la relación entre el calentamiento del planeta y las migraciones.

Para hacerlo, los investigadores han recurrido al meta-análisis estadístico de treinta estudios publicados anteriormente sobre el tema, con el fin de extraer datos homologables al planeta entero.

“Sus conclusiones permiten identificar las regiones geográficas que pueden ser especialmente susceptibles a los movimientos migratorios en el futuro”, resalta en la nota el Iiasa, entidad no gubernamental con sede en Laxenburg, cerca de Viena.

NI LOS MÁS RICOS NI LOS MÁS POBRES

“Predecimos niveles más altos de migración medioambiental para los países de América Latina y el Caribe, para determinados países del África subsahariana, en particular en la región del Sahel y de África oriental, así como para el oeste, sur y sureste de Asia”, indican los expertos.

El alto riesgo “se debe principalmente a una mayor exposición a múltiples peligros ambientales en esas zonas, así como a un nivel de ingresos suficientemente alto para financiar la migración”, añaden.

Según destaca Roman Hoffman , economista del Instituto de Demografía de Viena (VID), se ha observado que los desplazamientos desatados por el impacto medioambiental son menores tanto en las regiones de rentas más bajas como en las de ingresos más altos.

En las primeras, “porque probablemente la gente es demasiado pobre como para (poder) irse”, y en las segundas “porque tienen recursos suficientes para hacer frente a las consecuencias” del aumento de las temperaturas.

Pero en los países de renta media con una alta dependencia de la agricultura se observan desplazamientos forzados por la crisis migratoria.

Así, prevén que en el continente americano las poblaciones que menos emigrarán serán tanto las de países de renta más baja -Bolivia y Paraguay-, como las de las naciones más ricas -Estados Unidos y Canadá-.

Los autores del estudio, en el que, además del Iiasa y del VID, participó el Instituto Potsdam (Alemania) para la Investigación sobre el Impacto del Cambio Climático (PIK) y la Universidad de Economía de Viena, estiman que esas tendencias se mantendrán.

ESCASA MIGRACIÓN A PAÍSES RICOS

Los científicos también desmontan la imagen de que los migrantes van sobre todo a los lugares más ricos del mundo. “La narrativa de que los refugiados climáticos se dirigen hacia Europa o los Estados Unidos puede ser demasiado simplista”, advierten.

Los autores recuerdan que algunos casos de migraciones masivas, como la ‘caravana de migrantes’ de América Central a EEUU en 2018, o la guerra de Siria, que provocó el éxodo de miles de personas a Europa a partir de 2015, se pueden explicar parcialmente por graves episodios de sequía.

Pero en la mayoría de casos, los investigadores “encontraron pruebas convincentes de que los cambios medioambientales en los países vulnerables conducen predominantemente a la migración interna o a otros países de ingresos bajos y medios”, y solo en menor medida a “la migración a los países de ingresos altos”.

El estudio indica que, en general, las poblaciones afectadas suelen dirigirse a destinos cercanos para poder regresar a su tierra si la situación lo permite.

FRENAR EL CALENTAMIENTO

“La migración puede ser una estrategia eficaz de adaptación, pero puede ser también involuntaria y traer consecuencias importantes tanto para los migrantes como para las personas en los países de destino”, resalta por su parte Jesús Crespo Cuaresma, investigador del Iiasa y profesor de Economía en la Universidad de Viena. Para Crespo, es prioritario frenar el calentamiento del planeta.

“La mejor manera de proteger a los afectados es estabilizar el clima mundial reduciendo rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la quema de combustibles fósiles, así como aumentar simultáneamente la capacidad de adaptación, por ejemplo, mejorando el capital humano”, dice el experto.

El análisis también revela cuáles son los factores climáticos que más contribuyen a la movilidad forzosa.

“Si bien los cambios de temperatura son los que tienen un mayor impacto en la migración, los desastres repentinos y la variabilidad o las anomalías en las lluvias también desempeñan su papel”, asegura Raya Muttarak, experta del Iiasa.

El Acuerdo de París se ha marcado como objetivo tratar de frenar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2ºC con respecto a los niveles preindustriales.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here