Micahel Cohen
Fotografía: Mandel Ngan - AFP
Washington, Estados Unidos.

Michael Cohen, exabogado de Donald Trump, pondrá en aprietos a su excliente este miércoles cuando cuente su verdad ante una audiencia parlamentaria pública y televisada sobre los negocios privados del presidente de Estados Unidos y sus vínculos con Rusia, que podrían haber influido en las presidenciales de 2016.

Según una declaración publicada en el periódico The New York Times y otros medios estadounidenses, Cohen va a calificar al presidente de “racista” y “estafador”. También lo acusará de saber de antemano que Wikileaks iba a publicar informaciones sobre Hillary Clinton.

Cohen declarará que se le instruyó para mentir sobre un proyecto inmobiliario en Rusia en medio de la campaña presidencial.

Trump, actualmente en Vietnam para una segunda cumbre con el dirigente norcoreano, Kim Jong Un, ha intentado desacreditar a su exabogado: “Michael Cohen era uno de mis muchos abogados (desafortunadamente) […] Está mintiendo para reducir su sentencia de prisión”, escribió en Twitter.

 

“Espero poder contarles mi versión a los estadounidenses y los dejaré decidir quién dice la verdad”, dijo el letrado al final de una maratoniana sesión ante la Comisión de Inteligencia del Senado el martes, en el primero de los tres días de audiencias previstas.

La audiencia pública del miércoles, que se transmitirá en vivo por televisión, se llevará a cabo ante la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes, cuyo control retomaron recientemente los demócratas. Según la CNN, Trump verá la audiencia entre las negociaciones en Hanói.

Ante los congresistas, Cohen describira “las mentiras, el racismos y las trampas” de Trump como hombre de negocios y también como presidente, según informó el The Washington Post, citando a fuertes cercanas al caso.

La comisión, que incluye a miembros del ala izquierda del Partido Demócrata, como Alexandria Ocasio-Cortez y Rashida Tlaib, le preguntará sobre temas relacionados con las finanzas de la Trump Organization -para la que trabajó diez años-, como las declaraciones de impuestos, las cuentas dudosas de su fundación o el proyecto de construir una torre en Moscú.

Sin olvidar los 280 mil dólares que pagó durante la campaña a dos mujeres, Stormy Daniels y Karen McDougal, para comprar su silencio sobre sus supuestas relaciones con el multimillonario.

A sus 52 años, el antiguo guardián de los secretos de la familia Trump se ha convertido en un testigo peligroso después de haber aceptado cooperar con la justicia. Fue condenado en diciembre a tres años de cárcel por fraude fiscal, perjurio e infracción del código electoral, y será encarcelado el 6 de mayo.

Michael Cohen
Diseño. AFP

– “Criminal deshonrado” –

Los partidarios del presidente están nerviosos. Matt Gaetz, congresista por Florida, envió un mensaje a Cohen que hizo mucho ruido en Twitter. “¿Tu esposa y tu suegro saben de tus novias? Esta noche puede ser el momento adecuado para esa conversación”, escribió.

El martes, el exabogado de Trump explicó sus mentiras iniciales durante su primera audiencia ante el comité del Senado en 2017, incluyendo sus contactos con funcionarios rusos sobre el proyecto inmobiliario en Moscú, en 2016.

“Durante las conversaciones que tuvimos durante la campaña, incluso mientras estaba negociando en Rusia por él, me miró a los ojos y me dijo que no había ningún proyecto en Rusia, y luego salió y mintió al pueblo estadounidense repitiendo lo mismo”, dirá este miércoles en el Congreso, según el borrador de su declaración publicado por la prensa.

“A su manera, me dijo que mintiera”, declarará, y precisó que Trump faltó la verdad porque no tenía intención de ganar las elecciones y esperaba embolsarse cientos de millones de dólares de ese proyecto.

Cohen también expresará su vergüenza por la lealtad que le mostró a Trump en el pasado. “Me avergüenzo porque se quién es Trump. Es un racista. Es un estafador. Es un embustero”.

Sobre el tema del racismo, Cohen dirá que Trump “es mucho peor” de lo que ha demostrado. “Una vez me preguntó si podía citar un país dirigido por una persona de raza negra que no fuera un ‘país de mierda’, cuando Barack Obama era presidente de Estados Unidos”.

El jueves, el abogado testificará ante el Comité de Inteligencia de la cámara de representantes para hablar sobre el tema más sensible: los contactos entre el equipo de Trump y Rusia durante la campaña de 2016, y una posible colusión para vencer a Hillary Clinton que el presidente republicano y Moscú niegan firmemente.

Sin embargo, no comentará sobre la investigación del fiscal especial Robert Mueller en la que colaboró y que se relacionan con estas sospechas de colusión y obstrucción a la justicia del presidente estadounidense y que parece estar llegando a su fin.

Estas audiencias se habían pospuesto varias veces, ya que Cohen denunció haber recibido “amenazas” contra su familia.