El Paso
Fotografía: AFP
Ciudad de México, México.

México pedirá al Consejo Permanente de la OEA condenar el ataque del 3 de agosto en El Paso, que dejó al menos 22 muertos y 26 heridos, informó este martes la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En el proyecto de declaración, divulgado hoy por la SRE, México solicita a la Organización de Estados Americanos (OEA) “la más fuerte condena al ataque terrorista y expresar sus “más sentidas condolencias” a los familiares y allegados de las víctimas y solidaridad con los pueblos y Gobiernos de Estados Unidos y México.

El 3 de agosto, en un centro comercial de El Paso, un individuo de nombre Patrick Crusius asesinó a 22 personas, ocho de ellas mexicanas, y dejó al menos a 26 heridas presuntamente tras haber alertado en un foro “online” de una “invasión” de inmigrantes hispanos.

México solicitará a la OEA expresar su condena y rechazo a la “discriminación racial y los crímenes motivados por el odio, el racismo, la xenofobia e intolerancia, incluyendo el discurso de superioridad racial, en donde quiera que ocurran”.

En el proyecto mexicano de declaración se pide el firme compromiso de los Estados miembros de la OEA para adoptar todas las medidas necesarias a fin de combatir todas las formas de discriminación, intolerancia y xenofobia.

Asimismo, prevenir, investigar, procesar y en su caso castigar los delitos perpetrados con esas motivaciones, indicó la SRE en el proyecto que elevará este jueves al Consejo Permanente de la OEA.

México resaltó que la Carta de la OEA proclama los derechos fundamentales de la persona humana sin hacer distinción de raza, nacionalidad, credo o sexo.

Recordó que en la Convención Americana sobre Derechos Humanos los Estados se comprometen a respetar derechos y libertades y garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna.

La misma Convención establece la prohibición de toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituya una incitación a la violencia, explicó la SRE.

La masacre sigue bajo investigación por las autoridades estadounidenses, y hay evidencias de que pudo haber sido motivada por discriminación racial, y Estados Unidos y México, así como otros Estados miembros de la OEA, han expresado su condena enérgica a estos hechos.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió un castigo ejemplar por la masacre de El Paso, al nuevo embajador de Estados Unidos en este país, Christopher Landau, durante la presentación de cartas credenciales celebrada el pasado martes