Merkel
Fotografía: John Macdougall - AFP
Berlín, Alemania.

La canciller alemana, Angela Merkel, respondió hoy a las críticas contra su Gobierno lanzadas por representantes de de la industria y recordó que el sector automovilístico del país había perdido la confianza tras el escándalo de las emisiones de gasóleo.

En su discurso en el Día de la Industria Alemana, Merkel dijo que la coalición de conservadores y socialdemócratas ha dedicado gran parte del tiempo desde que asumió hace 15 meses a lidiar con las consecuencias del escándalo de la manipulación de motores diésel.

Dieter Kempf, presidente de la Federación de la Industria Alemana (BDI, por sus siglas en alemán), acusó a la coalición de Merkel de perjudicar al sector empresarial por estar más enfocado en los temas sociales y en la redistribución.

Kempf lanzó que la alianza que conforman los democristianos de Merkel (CDU), junto con sus aliados bávaros, la Unión Social Cristiana (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) ha perdido gran parte de la confianza depositada en ella, dijo Kempf.

Merkel, sin embargo, replicó que en esta Legislatura se aumentó el gasto en investigación y la inversión en inteligencia artificial (IA).

La mandataria se mostró sorprendida por las críticas al ministro alemán de Economía, Peter Altmaier, por sus planes para que el Estado asuma una participación temporal en empresas a fin de poder proteger infraestructuras críticas como la red eléctrica.

En su discurso, Kempf se refirió al actual estancamiento político provocado por las turbulencias en el seno del SPD tras la renuncia de la presidenta, Andrea Nahles, y dijo que no se debía permitir que los juegos tácticos partidistas marcasen el rumbo de Alemania.

El dirigente industrial también alertó que la situación económica en Alemania se está tornando riesgosa y que existe mucha incertidumbre, especialmente debido a los conflictos comerciales entre Estados Unidos y China.

El Gobierno germano y los institutos de investigación redujeron significativamente sus previsiones de crecimiento de la mayor economía europea para este año.

Kempf destacó que las empresas alemanas también sufrieron una elevada carga fiscal y afrontaron los mayores costes energéticos de Europa.

A la conferencia asistieron en representación del Ejecutivo Merkel, Altmaier y el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz.