La cuenca del ahogado provoca que más de tres colonias de El Salto se inunden, arrastrando aguas negras que contaminan aire, agua y plantas, ocasionando enfermedades digestivas y respiratorias.