OMS pide que se hagan pruebas
Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General of the World Health Organization (OMS)/Fotografía: EFE/EPA/SALVATORE DI NOLFI
Ginebra, Suiza.

Unos 70 profesionales médicos iraníes que residen en Estados Unidos y Europa han remitido una carta a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que acusan al régimen de Teherán de ocultar el alcance real de la epidemia de coronavirus en el país y subrayan que el número de fallecidos podría superar los 3.000.

De ser cierta la cifra, proporcionada por la organización opositora Consejo Nacional de Resistencia de Irán, el número de víctimas mortales sería mucho mayor que los 439 reconocidos oficialmente por Teherán a día de hoy.

“Nuestros colegas en Irán resaltan que la principal razón de la expansión del coronavirus se ha debido a consideraciones políticas del régimen iraní, unidas a la falta de una oportuna alerta a la opinión pública y su incompetencia para gestionar la crisis”, señalan médicos y enfermeras en la misiva dirigida al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La carta denuncia “cómo se extendió el coronavirus en Irán, fue escondido por el régimen y desde la ciudad de Qom se expandió a todas partes y llegó al menos a otros quince países” de la región, indicó la enfermera Parvaneh Tarverdian, una de las firmantes, al presentar el documento en rueda de prensa en Ginebra.

Tarverdian, residente en Canadá, afirmó que el ocultamiento de datos podría haber minado los esfuerzos de la OMS por contener la pandemia en ese país y el trabajo de la misión de expertos que envió a Irán para ayudar en esas labores de contención.

“El régimen se niega a dar cifras reales de los afectados y muertos, por su interés en controlar la sociedad y reprimir cualquier protesta pública”, dijo.

En la misma rueda de prensa, el antiguo periodista y preso político iraní Behzad Naziri afirmó que Teherán decidió ocultar el avance de la epidemia por la coincidencia de dos actos en el país en los que quería numerosa participación pública: el aniversario del derrocamiento de la monarquía, el 11 de febrero, y las elecciones celebradas diez días después.

Naziri aseguró que el ministro de Sanidad iraní, Saeed Namaki, solicitó el 20 de febrero la cuarentena de la ciudad de Qom, uno de los principales centros religiosos del chiísmo, lo cual fue denegado por el Consejo Superior de Seguridad Nacional, garante de la revolución.

Las autoridades iraníes anunciaron hoy que han solicitado al Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo de 5 mil millones de dólares para luchar contra el coronavirus en el país, el tercero más afectado del mundo tras China e Italia.