denuncias de abusos de la Iglesia en Chile
Imagen: Maps
Santiago de Chile, Chile.

Un mapa interactivo publicado por víctimas de abusos sexuales en la Iglesia Católica de Chile muestra el alcance geográfico de las denuncias, que este viernes ascienden a 310, tras una actualización que añadió 50 nuevos casos de norte a sur del país.

Desde la norteña ciudad de Arica hasta la patagónica Punta Arenas, los usuarios pueden conocer el nombre y el cargo que ocupa u ocupaba la persona denunciada, los años en que se perpetraron los abusos y la situación en la justicia ordinaria.

“El mapa busca que la sociedad chilena tome conciencia de la magnitud de estos crímenes”, explicó a Efe el vocero de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Chile, Eneas Espinoza, autores de la herramienta virtual.

Espinoza aseguró que “el flagelo es transversal y global”, por lo que su asociación trabaja con víctimas a nivel mundial para “conocer cuando un sacerdote denunciado en un país es trasladado a otro buscando impunidad, como pasó en Argentina, Bolivia, Italia, España o Bélgica”.

Según publica en su página web, la red tiene registradas acusaciones contra dos cardenales, siete obispos, 44 autoridades -como directores de colegio o vicarios-, tres capellanes, 166 sacerdotes y párrocos, 15 diáconos, 58 hermanos o consagrados y 15 laicos, profesores o catequistas.

En total, 310 denuncias que apuntan en mayor medida a tres grandes instituciones religiosas: los Salesianos (27), los Hermanos Maristas (26) y la Compañía de Jesús (24).

Sin embargo, desde la organización lamentan que solamente entre el 4 y el 6% de estos delitos se acaba denunciando y que 8 de cada 12 víctimas no confesará a nadie que sufrió abusos.

“En nuestra propia experiencia, cuando ves que no estás sólo, que somos cientos de hombres y mujeres los que denunciamos, te es más fácil hacerlo”, detalló el vocero de la red de sobrevivientes.

El mismo Espinoza, hoy periodista residente en Buenos Aires, presentó denuncias contra dos hermanos maristas por haber sido atacado entre los seis y los nueve años en el instituto.

Más tarde, confesó haber sufrido abusos durante su adolescencia por parte de Cristian Precht, un religioso mediático que recibió varias denuncias y fue expulsado del sacerdocio por el Vaticano.

“La causa avanza demasiado lentamente para mí. Seguimos esperando justicia y reparación”, sostuvo Espinoza.

La Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Chile se creó en 2018 con el objetivo de “contraponer la mirada de la Iglesia católica, que insiste en presentar los casos de abusos como situaciones aisladas, cuando lo que evidenciamos es un problema estructural”, según palabras de su portavoz.

La Fiscalía Nacional de Chile informó el pasado diciembre que la última actualización del catastro de investigaciones cifra en 223 las personas vinculadas con el clero que están bajo investigación, con un total de 159 causas abiertas.

Las indagaciones implican a 271 víctimas afectadas, de las cuales 120 eran menores en el momento que ocurrieron los hechos.

“Llamamos a denunciar ante la justicia chilena todos los crímenes, incluso con el delincuente fallecido, porque son crímenes contra los derechos humanos y, por tanto, imprescriptibles”, aseveró Espinoza.

El mapa lo puedes consultar aquí.