Líbano
Fotografía: AFP
Beirut, Líbano.

Manifestantes bloquearon varias carreteras el viernes en Líbano, un país sacudido por fuertes protestas desde el 17 de octubre contra los políticos, acusados de corrupción e incompetencia.

El movimiento retomó fuerza esta semana por el retraso del nuevo primer ministro, Hasan Diab, en formar un nuevo gobierno, tras la renuncia de Saad Hariri a finales de octubre ante la presión popular.

El viernes de madrugada, varios coches se estacionaron sobre un puente vial que atraviesa el centro de Beirut.

“Bloqueamos la carretera con coches porque es algo que no pueden quitar”, dijo a AFP Marun Karam, un manifestante. “No queremos un gobierno de políticos disfrazados de tecnócratas”, agregó.

Los manifestantes reclaman un gabinete de especialistas sin afiliación política, una demanda defendida por el primer ministro quien admitió estar sin embargo “presionado” por los partidos que apoyaron su nombramiento el 19 de diciembre.

Apoyándose en su coche, Carlos Yammin, dijo que rechaza que se “comparta el pastel” entre los partidos tradicionales para formar un gobierno.

Los manifestantes también bloquearon carreteras en Trípoli (norte) y los suburbios del norte de Beirut, aunque algunas de ellas fueron abiertas por las fuerzas de seguridad.

Tras actos vandálicos nocturnos del martes y el miércoles en la capital, un centenar de manifestantes fueron arrestados y, en su gran mayoría, liberados al día siguiente.