alcancías rateras
Fotografía referencial: Gobierno de Jalisco
Guadalajara, Jalisco. 

En la pasada entrega de esta serie le contamos que las alcancías rateras, esas que cobran 42% de aumento y no el 36% al que dio luz verde en julio el siempre sensible gobernador Enrique Alfaro, que se dijo dolido por el incremento al que se vio obligado por el alza en el precio de los combustibles, han logrado reportar a sus dueños casi un millón y medio de pesos tan sólo en el Sistema Macrobús.

Pues bien, en el Tren Ligero y sus alimentadoras, llamadas SITRAN; incluido el Trolebús, las alcancías rateras también hacen de las suyas y todos los días le roban a los usuarios 21 mil 859 pesos diarios. Dinero que al igual que en el Macrobús, ellos no llaman robo sino con el eufemismo; “excedentes”.

Después de un laberinto burocrático, a través de la solicitud de transparencia UTI 20/2020 y su derivadas, el Sistema del Tren Eléctrico Urbano de Guadalajara, respondió que desde el 27 de julio que entró en vigor el aumento hasta el 4 de noviembre, que eran los números que tenían disponibles, habían captado a través de sus alcancías rateras, 2 millones 207 mil 802 pesos y 50 centavos de “excedentes”.

Eso significa una cantidad diaria de 21 mil 859 pesos que se depositan en un fideicomiso de Banamex cuya tasa es variable, pero en promedio ofrece una ganancia de 7.2% al mes, que equivale hasta marzo a 364 mil 168 pesos sólo por tener ahí la lana, sin hacer nada.

De 50 centavos en 50 centavos y gracias a esas “alcancías rateras”, hasta el pasado 20 de mayo, fecha en que se decretó contingencia sanitaria en Jalisco, sin tener un solo caso de COVID-19 confirmado, ya se habían acumulado, 5 millones 202 mil 442 pesos, más los réditos ya mencionados, lo que equivale a un total de 5 millones 566 mil 610 pesos.

Dado que ambas son empresas de transporte masivo propiedad del Gobierno del Estado, que encargó a Rolando Valle Favela, si sumamos lo que las alcancías rateras le han reportado a las arcas de la entidad, a través del Macrobús; 1 millón 408 mil 386 pesos, y a través del Tren Ligero; 5 millones 566 mil 610 pesos, tenemos un total que de casi 7 millones de pesos de poquito en poquito, de 50 en 50 centavos.

Para ser precisos: 6 millones 974 mil 996 pesos que el propio Gobierno del Estado de Jalisco ha robado hasta ahora, de forma hormiga, a sus propios ciudadanos más lo que se acumule en la “nueva normalidad” post COVID, que desde el lunes se inauguró en Jalisco, pues necias, las alcancías rateras no han mostrado ninguna voluntad de querer dejar de robar.

Pero, hay forma de recuperar los 50 centavos que las máquinas se roban o se quedan como “excedentes” en cada viaje. Ese será el siguiente capitulo de esta novela.