Macrobús
Fotografía: Pablo Toledo
Guadalajara, Jalisco. 

Pese a que autoridades estatales, municipales, universidades y la iniciativa privada continúan invitando a los ciudadanos a portar el cubrebocas para protegerse del coronavirus, algunas personas se siguen resistiendo a portarlo o a utilizarlo correctamente.

Por ejemplo, un medio de transporte bastante utilizado es el Macrobús y es que los trayectos de éste son ágiles, rápidos y de cortos, pero también pudiera representar un medio de contagios severo, pues desde las estaciones la sana distancia no existe y no se respeta el uso de mascarillas.

Además no toman la temperatura al ingreso y adentro de la unidad cada quien se acomoda como pueda y quiera. Los segundos que mantiene las puertas abiertas originan una lucha para bajar y subir en cada estación lo cual provoca el roce, donde un infectado podría contagiar a decenas de personas que tuvieron que salir de casa a realizar sus labores.

Las altas temperaturas que se guardan al interior de estos camiones hacen que el calor se intensifique, por lo que muchos optan por retirarse el cubrebocas, descubrir su nariz o usarlo de “cubrepapada”. Si alguien estornuda, tose o va sudando no es motivo de alarma para nadie, todos actúan normal y siguen su camino. La hora de abordar este medio de transporte es importante, ya que dependiendo del momento del día es la aglomeración de personas tanto en estaciones como al interior de ellas.

Pero no en todos los casos se puede señalar únicamente a los usuarios del Macrobús de ser inconscientes con las medidas sanitarias, pues en un trayecto de San Juan de Dios hasta la estación del Mirador y de vuelta al punto de partida, la unidad no es sanitizada pese a que cientos de manos tocaron tubos, asientos y puertas. A pesar de que van más de cuatro meses con la pandemia, al interior de la unidad no existe un símbolo o frase que exhorte a los usuarios a respetar las medidas sanitarias establecidas.

Pablo Toledo

Pablo Toledo

Con 14 años de trayectoria en diferentes medios de comunicación siempre especializado en temas denuncia, atender, escuchar y orientar al ciudadano es una prioridad del periodismo. Creyente de verdad y la fidelidad pues es la fórmula de éxito en la vida.
Pablo Toledo