Fotografía: AFP
Madrid, España.

La prohibición de fumar en calles y terrazas de bares si no se guarda la distancia de seguridad comenzó a regir este jueves en Galicia, mientras otras regiones españolas, como Madrid, estudiaban implementar la inédita medida contra el coronavirus.

Según la orden publicada la noche del miércoles en Galicia, una región de 2,7 millones de habitantes en el noroeste de España, se prohíbe retirarse la mascarilla, de uso obligatorio, para fumar en zonas públicas si no se puede mantener al menos dos metros de distancia con otras personas.

La Sociedad Española de Epidemiología pidió en julio prohibir fumar en espacios exteriores, ya que “los fumadores que estén infectados y sean asintomáticos pueden emitir gotas de agua con virus SARS-CoV-2 poniendo en riesgo al resto de la población”.

Esta decisión, inédita hasta ahora en el país y aparentemente en Europa, se enmarca en un conjunto de medidas que han tomado varias regiones ante el repunte de los casos de COVID-19 en España, el país de Europa Occidental con más contagios, rozando los 330 mil.

En varias regiones se han realizado confinamientos selectivos y se han restringido el ocio nocturno y las reuniones sociales, a no más de diez personas. El uso público de la mascarilla, mientras tanto, es obligatoria en toda España, salvo Canarias.

Otras regiones del país como Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha, en el centro, y Andalucía, en el sur, estudian la posibilidad de implementar la prohibición de fumar.

“Si vemos que la posibilidad a nivel legislativo que ofrece Galicia puede adaptarse, desde luego que lo haríamos”, dijo este jueves a periodistas el consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que los fumadores pueden ser más vulnerables a infectarse y pueden aumentar la posibilidad de transmisión de covid-19 toda vez que fumar implica tocarse los labios con los dedos.

Aunque la decisión de Galicia fue aplaudida por epidemiólogos, otros ponían en duda su eficacia.

“Todavía no hay información científica suficientemente sólida que demuestre que en espacios abiertos el humo de tabaco pueda transmitir la enfermedad, entonces tomar medidas tan extremas como la prohibición (…) creo que es un poco desproporcionado”, estimó a la AFP Fernando García, del estatal Centro Nacional de Epidemiología.

Las regiones en España son competentes en materia de sanidad, dando pie a un abanico de medidas para evitar los contagios en este país de 47 millones de habitantes y que ha contabilizado 28.579 decesos.

En los últimos catorce días, la tasa de contagio es de 100 casos por cada 100 mil habitantes, según un recuento de la AFP.

Galicia, conocida como destino de peregrinos que hacen el Camino de Santiago, tomó también otras medidas, como reducir el aforo de las tiendas o aumentar el número de pruebas PCR, aun cuando es una de las regiones menos golpeadas, con 30 casos por cada 100.000 habitantes, según el Ministerio español de Sanidad.