López Obrador ofrece un escueto plan de dos millones de nuevos empleos
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió este domingo dos millones de empleos, una mayor inversión pública y ampliar los programas de bienestar social en un escueto plan de reactivación económica para paliar la crisis del coronavirus que fue recibido con dudas por los empresarios.

“Vamos a crear en nueve meses dos millones de nuevos empleos. En estos hechos y acciones baso mi optimismo. Además, puedo demostrar que a la mitad de los hogares ya está llegando al menos un programa de bienestar”, aseguró López Obrador al presentar un informe trimestral y de acciones contra la epidemia.

López Obrador ratificó que muchas de estas medidas están en su plan nacional de desarrollo 2018-2024, como son los programas de bienestar social, incluidos en la reforma del artículo 4 de la Constitución del país.

“A nadie engañamos y hay constancia de ello. Lo hemos propuesto, lo hemos enarbolado de forma abierta desde hace años en la lucha diaria y en campañas. Es por lo que votaron millones”, dijo.

Desde el Palacio Nacional, el mandatario dio un mensaje a la nación de calma y esperanza ante una crisis que consideró “pasajera y transitoria” y se mostró convencido de que pronto el país recuperará la “normalidad social y productiva”.

– Pensiones y programas sociales-

Aseguró que se ha adelantado el pago de pensiones para los próximos cuatro meses y que se han entregado más de 350 mil créditos a pequeños negocios, a los que pronto se agregarán 450.000 créditos más.

Otros programas insignes del gobierno como el de reforestación y cultivos “Sembrando vida” o el de aprendices en empresas también continuarán dando empleo a más de 400 mil personas, de las cuales la mitad serán de nueva creación.

“En suma, los programas sociales y el desarrollo promovido por el Gobierno este año llegarán a 22 millones de beneficiarios”, indicó el presidente, y se otorgarán más de 2 millones de créditos personales.

Pese a la depreciación del peso -que ha caído más de un 20% a raíz de esta crisis mundial- aseguró que está haciendo “lo imposible” para evitar aumentar la deuda pública.

López Obrador confirmó que, por consenso, los funcionarios de su gobierno, del subsecretario al presidente, han decidido reducirse el salario y dejar de recibir la gratificación anual como una medidas de austeridad en medio de esta crisis.

– Respaldo de empresarios –

Pese a que apenas tuvo palabras para el empresariado, reiteró que no se aumentarán impuestos ni se crearán nuevos y se devolverá el IVA “con prontitud” a quienes lo han solicitado.

Además, celebró contar en el “apoyo y colaboración” del sector privado y agradeció a las empresas que acataran suspender operaciones sin despedir ni dejar de pagar el salario de los trabajadores.

“Están demostrando su humanismo y dimensión social”, remarcó.

La economía mexicana decreció un 0,1 % en 2019 y, raíz de la pandemia de COVID-19, la Secretaria de Hacienda estima que el país registrará una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de hasta el -3,9 % este 2020.

El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, (CONCAMIN), Francisco Cervantes, comentó que el informe del presidente López Obrador “no es lo que los empleadores esperaban, lo que necesitan”.

Pero también dijo “que cada quien haga su parte”.” ¿Qué es y cómo haremos nuestra “parte”? Lo haremos desde ya. Cada quien su responsabilidad”, aseguró el empresario en un mensaje en su cuenta de Twitter.

– El Sector Salud – 

Según el reporte más reciente, México registra mil 890 casos y 94 fallecidos -un dato menor al de otras naciones-. El pasado 31 de marzo fue decretada la emergencia sanitaria para combatir la pandemia.

El presidente reiteró que el país se preparó desde hace meses para esta crisis y hoy tiene 6 mil 425 camas hospitalarias de cuidados intensivos, y pronto se tendrán varios miles más.

“Sin triunfalismos, México es después de la India el país con menos infectados por coronavirus y el tercer país con menos defunciones por numero de habitantes. Vamos bien, pero no nos confiemos”, remarcó.

El presidente se mostró convencido del triunfo frente al Coronavirus y aseguró que pronto convocará a los ciudadanos a darse abrazos en las plazas publicas del país “porque vamos a salir de nuevo de las calles, sin miedos ni temores”.