Reelección
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, firmó este jueves ante un notario público su compromiso de no buscar la reelección para “no dar a los conservadores el gusto” de que lo comparen con el dictador Porfirio Díaz, quien ejerció el poder 34 años.

“Vamos a firmar ante notario el escrito para que públicamente vuelva a quedar de manifiesto que no es mi propósito la reelección”, dijo el mandatario izquierdista en su conferencia de prensa matutina.

López Obrador había dado a conocer desde marzo pasado un documento en que se comprometía a no buscar la reelección, pero ahora quiso oficializarlo.

Reiteró su compromiso a los principios de sufragio efectivo y no reelección, a los que añadió el de “no corrupción”.

Por ello, dijo que ha enviado al Congreso una iniciativa de revocación de mandato para someterse a esa medida en 2021, pero acusó nuevamente a “los conservadores” de bloquearla.

Ojalá y pronto se lleve a cabo esta reforma constitucional. Ojalá y pronto se quiten los fueros al presidente y a los altos funcionarios públicos. Esa es otra iniciativa detenida en el Congreso”, dijo.

Una más, añadió, es la propuesta de enmienda al artículo 35 constitucional para facilitar las consultas ciudadanas para la toma de decisiones gubernamentales.

Como suele hacer, el presidente recurrió a la historia para apoyarse y recordó que la bandera de Porfirio Díaz, “que a fin de cuentas es el ídolo del conservadurismo”, era la no reelección.

En “días acabó derrocando al presidente Sebastián Lerdo de Tejada en 1876. Y se quedó 34 años”, expuso.

Sostuvo que decidió oficializar su compromiso porque no quiere “dar el gusto a los conservadores” de que lo “comparen con sus ídolos. Eso sí calienta”, puntualizó.

“(Me quedaré) hasta 2024, si el pueblo quiere y si me lo permite la ciencia, la naturaleza y el creador”, añadió.

Por otro lado, el mandatario entregó simbólicamente a Patricia Durán, alcaldesa de Naucalpan, en el central Estado de México, el rancho “Los Tres García”, ubicado en ese municipio, para la construcción de una universidad.

El predio de 21,302 metros cuadrados fue decomisado a Carlos Montemayor González, suegro de Édgar Valdez Villareal “La Barbie”, jefe de sicarios del cártel de los hermanos Beltrán Leyva detenido el 30 de agosto de 2010.

Ricardo Rodríguez, titular del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes de la Secretaría de Hacienda, indicó que la donación es un mecanismo para dar valor social a bienes decomisados a delincuentes.

El otro, precisó, es la subasta. Al respecto, indicó que el próximo domingo se realizará en el Centro Cultural de la antigua residencia presidencial de Los Pinos una subasta de joyas, incluyendo anillos, relojes y pulseras con precios de 12.000 a casi tres millones de pesos (619 a 154.719 dólares).

En otros temas, el presidente no descartó la eliminación del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), cuestionado por un periodista que habló de más de 200 funcionarios que trabajan en el organismo.

A inicios de semana, se dio a conocer que el mandatario había cesado al secretario ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández Licona, quien llevaba 13 años al frente del organismo que mide la pobreza en el país.

“Crearon aparatos burocráticos onerosos y sin beneficio. Llenaron de oficinas, de instituciones supuestamente autónomas e independientes”, remarcó.