Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

Andrés Manuel López Obrador reiteró hoy que la austeridad en su gobierno y la lucha contra la corrupción llevará a un ahorro de 500 mil millones de pesos, que se destinarán a programas sociales.

“Vamos a liberar para el desarrollo alrededor de 500.000 millones de pesos porque tenemos que cumplir con los compromisos. Vamos a aumentar la pensión a los adultos mayores al doble y van atener garantizados el derecho al estudio y al trabajo 2,6 millones de jóvenes”, dijo el izquierdista tras reunirse con su futuro gabinete.

El líder de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que asumirá el cargo el 1 de diciembre, afirmó que “todo lo que se ahorre” será en “beneficio para la gente”.

Explicó que este domingo dará a conocer más detalles del Plan de Austeridad Republicana, que supondrá un “ajuste” de las estructuras administrativas para cumplir con las promesas de campaña.

Aunque no dio mucha más información en este aspecto, aseguró que los trabajadores de base y sindicalizados no se verán afectados por el plan de ahorro que impactará sobre todo en la “alta burocracia”, causante del alza del gasto corriente en la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018).

También habló del proceso de descentralización territorial de ministerios, que iniciará de forma paulatina y se buscará que no afecte a los empleados.

El fin último de esta acción, dijo, es asegurar que la inversión pública llegue a todo el territorio.

López Obrador se reunió con varios de sus futuros ministros, como Olga Sánchez Cordero, de Gobernación, Graciela Márquez, de Economía o Alfonso Durazo, de Seguridad Pública.

En declaraciones a la prensa tras salir del encuentro, Sánchez Cordero informó que la secretaría a su cargo pasará de 7 a 3 subsecretarías, como parte del plan de austeridad.

De esta manera, habrá una Subsecretaría de Gobernación, una Subsecretaría de Participación Ciudadana, Democracia Participativa y Organizaciones Civiles y una Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, que tendrá especial importancia.

Además, se creará la Secretaría de Seguridad Pública, a cargo de Alfonso Durazo, que hará desaparecer la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), que también formaba parte de la Secretaría de Gobernación.

Durazo dijo a la prensa que desaparecerá el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y se creará una nueva agencia nacional de inteligencia.

Aunque el futuro presidente no concretó mucho más sobre el plan de austeridad, en medios se ha filtrado este sábado que el mismo permitiría ahorrar hasta 132.000 millones de pesos (unos 7.000 millones de dólares) al año.

El plan de austeridad está conformado por 50 puntos, algunos de ellos ya conocidos, y contempla reducir aproximadamente a la mitad los sueldos y las prestaciones de la administración pública federal.

Dentro del programa destaca la reducción del 70 % del personal de confianza y en un 70% el gasto de operación, según este documento filtrado.

También caerá el salario presidencial a la mitad y se buscará la eliminación de bonos, la no adquisición de vehículos nuevos o la limitación de viáticos.

Se cancelarán ciertos viajes al extranjero y los funcionarios no contarán con guardaespaldas salvo los de seguridad pública.

Entre otros, se plantea reducir en 50 % el multimillonario gasto de publicidad del gobierno federal y prohibir reuniones privadas entre funcionarios y contratistas.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here