Vecinos de la zona del Santuario y de algunas otras calles del primer cuadro de Guadalajara podrían realizar cierres a las circulación en protesta porque las autoridades encargadas de la construcción de la línea tres del tren ligero desviaron el tráfico pesado de la avenida Alcalde por sus calles, situación que ha comenzado a generar daños a sus fincas.