La garrapata pone en riesgo la salud del ganado, un problema presente en la región y que se acentúa por las condiciones climatológicas que favorecen su reproducción.