Los chalecos antibalas adquiridos con un presupuesto de dos millones de pesos pasaron las pruebas de balística y calidad que realizó el Instituto de Ciencias Jalisciense de Ciencias Forenses.

Las pruebas se realizaron  a la distancia de 20 metros y con armas de distinto calibre. La garantía de los chalecos blindados es de 20 millones de pesos.