Aborto en Argentina
Fotografía: AFP
Buenos Aires, Argentina.

La legalización del aborto fue aprobada este jueves por la Cámara de Diputados de Argentina y deberá ahora pasar a la consideración del Senado, una decisión que celebraron con un estallido de júbilo los movimientos que apoyaban el proyecto, pero que petrificó a sus contrarios.

La votación fue de 129 diputados a favor, 125 en contra y una abstención, según el recuento del presidente de la Cámara, Emilio Monzó, al cabo de una sesión que se abrió la víspera y se prolongó por casi 24 horas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin interrupciones, prácticamente la totalidad de los 257 diputados intervinieron en la sesión, que desde los alrededores del Congreso siguieron activistas a favor y en contra del proyecto.

“Nuestras mujeres están ahí afuera. Nos están esperando, están esperando que estemos a la altura de las circunstancias”, clamó la diputada Magdalena Sierra, del Frente para la Victoria (centro izquierda peronista), poco antes del voto de este jueves.

En la acera opuesta, el parlamentario Luis Pastori, de la Unión Cívica Radical, sostuvo que “es absurdo e injusto sancionar una ley que habilite a matar seres humanos que deben ser respetados desde la concepción”.

Fue el primer debate parlamentario sobre la despenalización del aborto en la historia de Argentina, país del papa Francisco, donde el catolicismo es culto mayoritario y la iglesia católica se desplegó en contra del proyecto de ley.

– Ante el Senado –

El debate fue cerrado y hasta último minuto hubo incertidumbre sobre el resultado final. La discusión en el Senado también se perfila complicada y deslindada de las afiliaciones políticas de los parlamentarios.

“Es un momento histórico para Argentina, que se explica de la creciente masificación del movimiento de mujeres”, sostuvo la socióloga Sol Prieto, al aseverar que el voto de este jueves “da fuerza, hay mucha esperanza”.

“Es un revés para la iglesia. El aborto se despenalizó en Irlanda, y ahora es el turno de Argentina. No me extrañaría que la iglesia se centre más en temas de reducción de la pobreza y menos en temas que tienen que ver con la moral. Con (el papa) Francisco, la iglesia da un viraje”, añadió.

A las afueras del Congreso, María Teresa Giani, de 48 años, consideró que “la movilización ha sido determinante y dependerá mucho de seguir movilizados lo que suceda en el Senado”.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here