Laurentino Cortizo
Fotografía: Luis Acosta - AFP
Ciudad de Panamá, Panamá.

El empresario socialdemócrata Laurentino Cortizo juró este lunes su cargo como presidente de Panamá, con la economía en franca desaceleración y con el reto de sacar al país de las listas internacionales de lavado de dinero para atraer inversión extranjera y deshacerse del estigma de paraíso fiscal.

Durante su discurso Cortizo anunció que este mes creará una unidad especial que “coordinará todas las acciones para sacar y mantener a Panamá fuera de las listas y consolidarnos como el mejor centro de negocios, servicios y logística de América Latina”.

“Este es un nuevo comienzo, rescatar Panamá”, sentenció. Y de inmediato advirtió: “Nuestro país ha sido irrespetado y maltratado. Hasta aquí. Hasta hoy”.

Ante la ralentización de la economía -el Producto Interno Bruto cayó de 6,2% a 3,1% en cinco años- se ha puesto como reto clave una mejora de la imagen exterior del país para obtener mayor inversión extranjera y crear empleo.

Cortizo asume las riendas de uno de los países más desiguales del mundo, con un desempleo de 6% y donde casi la mitad de los trabajos son informales.

Eso pese a que la inversión extranjera directa fue de casi 24 mil millones de dólares entre 2014 y 2018, el doble que en el quinquenio anterior.