LasTesis
Fotografía: EFE
Santiago de Chile, Chile.

Lo que iba a ser una pequeñaperformance” callejera en la ciudad portuaria de Valparaíso se terminó convirtiendo en un himno global contra la violencia sexual que se ha llegado a entonar incluso en países tan hostiles para las mujeres como India o Líbano.

El colectivo chileno LasTesis dijo el jueves en una entrevista con Efe que el éxito mundial de su coreografía “Un violador en tu camino” se debe a la “sororidad” entre miles de mujeres y que esa colaboración “desinteresada” será la clave para el triunfo de la revolución feminista.

“Considerando el nivel de opresión de miles de años, (la feminista) es la revolución más necesaria de la historia”, aseguró Dafne Valdés, una de las cuatro integrante de este grupo, que nació en Valparaíso hace más de un año con la intención de acercar las teorías feministas al gran público a través del arte.

Inspiradas en los estudios de la antropóloga argentina Rita Segato, LasTesis elaboraron esta “perfomance” contra la impunidad y los mitos sociales que rodean a la violación, que un principio iba a formar parte de una obra teatral pero que decidieron estrenar por separado el pasado 20 de noviembre en el marco del estallido social que vive Chile.

La pegadiza canción fue adaptada a la coyuntura y dedicada a la Policía chilena, sobre la que pesan más de 190 denuncias por violencia sexual -seis de ellas por violación- presuntamente ocurridas durante las protestas contra la desigualdad que sacuden al país andino desde hace dos meses, las más graves desde el retorno a la democracia en 1990, con al menos 24 muertos y miles de heridos.

“El Estado opresor es un macho violador” o “El violador eres tú, son los ‘pacos’ (policías), los jueces, el Estado, el presidente” son algunas de las estrofas que miles de mujeres de todas las edades han entonado en distintos idiomas con una venda negra en los ojos en lugares tan dispares como México, Nueva York, Madrid o Turquía.

“Hemos visto a tantas mujeres sin conocerse que han salido a la calle… Esa es la clave, el camino: el trabajo colaborativo, la sororidad, la cooperación entre nosotras”, indicó Valdés.

“Hay muchas personas, sobre todo hombres, que no pueden comprender que mujeres y disidencia tengamos esa capacidad de organizarnos sin tener ningún otro propósito que alzar la voz”, agregó por su parte a Efe Sibila Sotomayor.

El potente estribillo del tema ha animado a muchas mujeres a denunciar públicamente sus historias de abuso y las redes sociales se han llenado de escalofriantes testimonios como este: “Y la culpa no era mía (tenía 8 años), ni dónde estaba (casa de mis abuelos) ni cómo vestía (iba en pijama). El violador eras tú (mi tío)”.

“Nos sentimos orgullosas obviamente de nuestro trabajo, pero también nos angustia mucho que la violencia sexual sobrepase fronteras y culturas. En eso es donde hay que poner el ojo y hacer algo al respecto”, dijo Valdés.

“Esperamos que esta expresión en la calle ayude a poner estos temas sobre la mesa. El sistema judicial no da abasto, sigue violando simbólicamente, y no queda otra salida que la herramienta de la funa (repudio público)”, apuntó Sotomayor, quien recordó que en Chile se produce “una violación cada 25 minutos” y que solo tres de cada 10 terminan en denuncia.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el brazo de la ONU para el desarrollo en la región, al menos 3 mil 529 mujeres fueron asesinadas solo en 2018 por razones de género en el continente.

Las cuatro mujeres, de 31 años y que se confiesan “abrumadas” por la ingente cantidad de mensajes que están recibiendo de todas partes del mundo, participaron este jueves vestidas con un mono rojo y camiseta negra en un coloquio en el Centro Cultural Gabriela Mistral, en la capital chilena. Tras la charla, salieron al patio del centro a realizar su famosa intervención junto a decenas de personas.

“El pueblo como colectivo es un gran bloque que avanza y que destruye el poder. Los colectivos están superando a la individualidad”, expresó en el acto Paula Cometa, quien junto con Lea Cáceres completan LasTesis, convertidas ya en un referente de la lucha feminista.