Por Tatiana Sánchez

Culto por tradición

Cada 12 de diciembre los mexicanos celebran a la Virgen de Guadalupe, quien, como indica la tradición apareció frente al indio Juan Diego en el Cerro del Tepeyac. El culto por esta virgen se practica en gran parte del país. En Lagos de Moreno las festividades inician desde el 3 de diciembre y se extienden por nueve días, en los que se llevan a cabo celebraciones eucarísticas y peregrinaciones con la participación de distintas colonias del municipio.

De acuerdo con el maestro Eric Orlando Cach Avendeño, arqueólogo y antropólogo de profesión, el culto a la Virgen de Guadalupe, que se desarrolla de la misma manera desde el centro de México hacia diversas localidades del país, es resultado del sincretismo ocurrido una vez que se dio el encuentro entre los españoles y los antiguos habitantes prehispánicos, que a lo largo de los años fue diversificándose hasta llegar a lo que conocemos hoy en día:

“Desde luego también hay toda una serie, ya de ensayos y análisis que hablan precisamente de cómo se trata de un sincretismo que es un culto producto de un sincretismo como resultado de esta fusión de culturas que hubo muy forzada, violenta, que hubo en el siglo XVI y que tiene diversos resultados culturales, y bueno… un resultado cultural de este proceso violento hacia nuestro país y su imposición hacia las sociedades mesoamericanas es precisamente el culto a la Virgen de Guadalupe”.

En Lagos de Moreno es habitual que los adultos asistan un día antes a la celebración eucarística a las doce de la noche, donde entonan las mañanitas a la imagen religiosa. Luego, el día doce al medio día o durante el trascurso de la tarde, acuden al Templo del Santuario con sus hijos para visitar y honrar a la Virgen.

“En Lagos de Moreno pues creo que todos tenemos muy claro que el día de la Virgen de Guadalupe pues, está el templo en donde se lleva a cabo su culto, donde las personas tienen más o menos las prácticas habituales de llegar en peregrinación  hacia el  templo, el vestir a los niños, en esta tradición de vestirlos como inditos o inditas, las danzas tradicionales que se practican y más o menos es una práctica habitual y continuada”.

La espiritualidad como símbolo guadalupano

Una de las características más importantes del culto guadalupano es la espiritualidad y la fe de las personas, de acuerdo con Cach Avendaño el pueblo mexicano es celoso de sus tradiciones y costumbres. Mediante el culto a las imágenes religiosas intenta agradecer los favores recibidos pero a la vez busca sobrellevar los momentos o temporadas difíciles por las que se pasan.

“El culto guadalupano tiene como característica la espiritualidad, me parece que tiene más que ver con la espiritualidad de los creyentes que definitivamente quieren inculcar en sus niños esta tradición y definitivamente quieren marcar de alguna manera la devoción hacia la Virgen. Al final esta idea de caracterizar a los niños como Juan Diego o las acompañantes de Juan Diego pues es esta idea de la devoción. La espiritualidad es algo que se encuentra muy en el pueblo de México inclusive al margen de las autoridades eclesiásticas”.

El maestro también comenta que el festejo a la Virgen Guadalupana corresponde más a la espiritualidad de los feligreses que a los poderes eclesiásticos, es una fiesta que busca preservar tradiciones haciendo partícipes a los más pequeños, quienes serán los encargados de que continúe o se modifique la celebración.