Por Gabriela Arreola

Desde el vecino estado de Guanajuato, el doctor, investigador y docente Rubén Arturo Rodríguez Rojas llegó al CULagos en 2004, cuando el centro universitario empezaba apenas a caracterizarse como un referente para la formación académica de las nuevas generaciones y como un espacio propicio para la investigación.

Él estudió la Ingeniería en Electrónica con especialidad en sistemas digitales; después hizo la maestría en la Facultad de Ingeniería Mecánica Eléctrica y Electrónica de la Universidad de Guanajuato y concluyó el doctorado en el Centro en Investigaciones en Óptica de León.

Nano partículas con aplicaciones prácticas

A continuación, el doctor habla acerca de sus investigaciones más recientes relacionadas con el desarrollo de nano materiales:

«Hace algunos años estuve trabajando también con materiales para aplicaciones bio, en este caso, con un estudiante de doctorado hice unas nano partículas, que las llamamos de hidroxiapatita, para ver si era posible filtrar el flúor en el agua, entonces la idea era usar nanotecnología y hacer un filtro. Hicimos este tipo de materiales y en efecto funcionan perfectamente y actualmente estoy trabajando con este tipo de nano materiales en celdas solares. La idea es estar innovando en hacer este tipo de materiales para que cada vez tengamos una mayor eficiencia en las celdas solares con un menor costo».

Otros proyectos anteriores incluyeron el trabajo con fibras ópticas para obtener imágenes de tumores cancerígenos; el desarrollo de nano materiales para detectar los niveles de radiación en un cuerpo vivo y también para crear opciones de iluminación fluorescente más eficientes.

El CULagos como un lienzo en blanco

Rodríguez Rojas indica que arribó al CULagos desde que éste comenzó y ha sido testigo de toda la evolución del plantel. Señala que precisamente la oportunidad de contribuir con su consolidación desde cero, fue uno de los aspectos que más lo atrajeron para formar parte de la plantilla de investigadores y docentes del centro universitario.

«Llegué porque precisamente busqué varias alternativas de trabajo y una de ellas era trabajar para la Universidad de Guadalajara y sobre todo me llamó mucho la atención este centro universitario porque no había nada, eso siempre había sido uno de mis ideales, llegar construir algo de la nada, entonces muchas veces llegas a trabajar en un lugar donde ya está todo y entonces la parte que aportas te limita y aquí no, aquí uno tenía la oportunidad de aportar en toda la extensión de la palabra y en todos los aspectos, entonces eso fue lo que me atrajo de este centro universitario y la verdad mi plan de vida hasta el momento se ha cumplido en su totalidad, todo lo que he deseado generar o crear… este centro universitario me ha dado la oportunidad de tenerlo y para mí, por ejemplo, la Universidad de Guadalajara es un paraíso para la investigación, porque es una universidad que aparte de que te apoya te deja libremente hacer tu investigación», comparte.

Rodríguez Rojas forma parte del cuerpo académico en consolidación de Tecnología de Materiales al lado de otros investigadores, lo que dice, ha sido sumamente enriquecedor.

Por otra parte, cree que es necesario invertir y trabajar más para que el Centro Universitario de los Lagos tenga mejores instalaciones y sea reconocido a nivel nacional como una institución especializada en alguna rama de la investigación.