Lagos de Moreno, Jalisco

Según indica director de Recursos Hidráulico, las deficiencias de la actual, se deben principalmente a su antigüedad.

Por Luz Atilano

La infraestructura hidráulica con la que se abastece de agua potable al municipio entero no es la óptima para las necesidades de la población actual. Y esto, debido a que gran parte de ella, sobre todo en el centro de la ciudad, es la misma que desde hace por lo menos 50 años.

Luis Limón Reyna, director de Recursos Hidráulicos en Lagos de Moreno, reconoce que por su antigüedad es necesaria y urgente una rehabilitación en varios sentidos, pues son muchas sus deficiencias. Entre ellas, la sobreexplotación de los mantos acuíferos de la región, provocada por la perforación de múltiples pozos sin una regulación adecuada.

“Sí es una infraestructura muy antigua, con unos materiales ya que su vida útil ya caducó. Es necesario rehabilitar algunas partes o muchas partes, sobre todo lo que es el centro. Hay materiales que ya… por ejemplo el asbesto sí ya no se utiliza. Hay algunos, ya es poco pero existen, tuberías de fierro ya muy viejas, muy oxidadas, hay partes donde ya nada más con el hecho de picarle, aunque sea de fierro se truenan, ya están muy viejísimas. Y bueno hay otras partes donde hay diámetros que a lo mejor en aquel tiempo se pusieron por el agua que había pero ahorita ya son diámetros muy grandes para la cantidad de presiones que manejamos, entonces es otra situación que también hay que revisarla. y aparte, se requiere una sectorización de lo que es la infraestructura hidráulica y además de eso tener un mejor control del agua que entra y medir bien los consumos.”

El funcionario también menciona que existen fugas que no son visibles en la superficie y que provocan filtraciones en terrenos y domicilios privados. Agua que no sólo es desperdiciada, sino que daña el suelo e impide un abastecimiento total a la población, pues indica, en la actualidad éste se encuentra apenas en un 75 u 80 %.

La obsolescencia o el daño de la infraestructura hidráulica es en gran medida parte del problema de desabasto del líquido en el municipio, pues por dicha causa se pierde entre el 30 o 40 % de agua que podría ser suministrada y equilibrar el servicio.

Limón Reyna también reconoce que a estas alturas ya se deben proyectar alternativas a largo plazo. Sin embargo, asegura que la realización de un proyecto integral de modernización del sistema de agua potable es poco probable debido a los costos que implica y a que los programas federales sólo lo cubrirían por partes.

“Yo creo que hasta mí antecesor lo ha de haber tenido (un proyecto). Y siempre lo hemos planeado, desafortunadamente es mucha la inversión y ahorita las opciones son entrar a programas federales de apoyo donde estén incluidas digamos por etapas las rehabilitaciones de infraestructura, por etapas porque un área muy grande implica mucho. Pero sí, las opciones que ahorita está presentando el gobierno federal nos da esas posibilidades. Entonces sí está dentro de los planes precisamente esto.”

Aunque siempre se ha visto el acceso a los recursos federales como prioritario para la resolución del problema, el funcionario nombra como principal traba el hecho de que el municipio no ha sido aceptado en determinados programas como consecuencia de una deuda en los pagos de derecho para la que, asegura, ya se gestiona un convenio que permitiría sólo el inicio de una posible rehabilitación.