Por Gabriela Arreola

De acuerdo con una nota del diario tapatío El Informador, publicada en su sitio web el 9 de abril, 23 personas perdieron la vida en Jalisco en el transcurso del periodo vacacional de Semana Santa y Pascua. La mayoría de ellos a causa de accidentes automovilísticos. Los datos de primera mano provenían de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos del Estado. También se daba cuenta de que 8 personas, de las 23, habían fallecido a causa de ahogamiento.

Tres personas lamentablemente fallecidas por ahogamiento

En el contexto local, es decir, en Lagos de Moreno, fueron tres personas las que perdieron la vida en un cuerpo de agua, esto en la presa La Sauceda. Gregorio Pedroza Perea, jefe de Protección Civil, señaló que se tuvo conocimiento de otra persona en la misma situación, pero en la zona norte. El reporte de la misma al parecer fue atendido por cuerpos de emergencia de Aguascalientes, por lo que las autoridades del municipio no tienen información al respecto.

Sobre las labores de rescate, Pedroza Perea compartió lo siguiente:

«Fueron tres personas y fue un accidente, y en este caso participaron varias áreas, el caso de Bomberos, Comisaría, custodiando; SEMEFO; ministerio Público, y en este caso Protección Civil, tanto del estado como del municipio, que somos los que llevamos la coordinación de la búsqueda. Fue una ardua labor de días en la que se hicieron barridos de perímetros».

Las labores para recuperar los cuerpos de las tres personas duraron tres días, desde el domingo 9 hasta el miércoles 11 del mes en curso. Se contó con nueve buzos y se estuvieron implementando varios tipos de técnicas de rescate: búsqueda con lancha,  ganchos y cuerdas, y buceo con cuerda guía.

Año con año una triste historia que se repite

El titular de Protección Civil también indicó que las características del cuerpo de agua fueron las que dificultaron el rescate, además de que desde el principio no se tuvo conocimiento del lugar exacto dentro de la presa en el que las tres personas perdieron la vida.

«Son aguas muy profundas y muy turbias, en este caso por la cuestión de que no se ve aunque se tenga equipos de buceo. Hay socavones, hay piedras y mucho fango, árboles también; son en realidad parte de las características naturales de ese espacio, y del perímetro del área».

Las labores de rescate persistieron, comenta Pedroza Perea, pues además de la parte humanitaria de responder a las familias de los fallecidos, se deben seguir los protocolos para constatar ante la ley que las personas fallecieron por inmersión. De ahí que también estuviera presente personal del Ministerio Público y del Instituto Jalisciense De Ciencias Forenses.

Por otro lado, el titular explicó que las dependencias que responden a este tipo de incidentes deben estar al pendiente de más de 15 cuerpos de agua en el municipio, lo que hace imposible que se preste vigilancia específica a cada uno de ellos; además, se atienden otras situaciones como choques automovilísticos e incendios.