Por Luz Atilano

El doctor Manuel Mundo-Ocampo, fitopatólogo con especialidad en Nematología por la Universidad de California, visitó Lagos de Moreno durante esta semana para charlar con personal operativo de dependencias como Ecología, Servicios Públicos, Parques y Jardines y Desarrollo Social, así como con campesinos y el público en general que se dio cita la mañana de este miércoles 29 de noviembre en Casa de la Cultura, para escuchar su conferencia “El manejo del suelo en la conservación del medio ambiente”.

Donde, mediante una amplia exposición, habló de los microorganismos del suelo, de la descomposición de la materia orgánica, sobre los daños que generan algunos pesticidas y emitió algunas recomendaciones para los usuarios diarios del suelo, practicantes de diversas actividades. Mundo-Ocampo enfatizó en la importancia de que, además de los habitantes, las autoridades gubernamentales cuenten con la información adecuada:

«Que los presidentes tengan al menos fundamentos de la importancia que tiene el suelo, de su conservación para que tengamos una vida sana como humanos, revisar todo lo que existe en el suelo, que tiene una gran cantidad de microorganismos, por ejemplo, de que las plantas son las que producen el alimento para todos los microorganismos y finalmente para los que viven en el suelo, que son los organismos más grande… eso se llama la cadena alimenticia, y finalmente para el hombre, que nos beneficia al hombre. Ese es el objetivo, que al menos tengan ese fundamento».

El especialista en Nematología señaló que este es un trabajo que debe hacerse en equipo, pues como habitantes de la tierra todos tenemos injerencia en la conservación del suelo, y para ello es necesario entender los procesos, educar y concientizar sobre el tema a nuestra mente y sobre todo tener actitud positiva ante el tema.

«Hay que evitar toda una serie de prácticas que todo mundo hacemos, que aumentan la contaminación y el deterioro del suelo, por ejemplo el de utilizar productos de todo tipo, no solamente de los que se utilizan en la agricultura, sino productos domésticos, por ejemplo detergentes, desinfectantes… una serie de productos que van a tener efecto negativo en toda esa microbiología que existe en el suelo. Entonces, hay que evitar eso y hacer recomendaciones, las amas de casa tienen que tener mucho cuidado y luego, que los niños también tienen que entender estos procesos para que puedan ir educando su mente y que más tarde tengan una actitud positiva hacia la conservación del suelo».

Por otro lado, señaló que la cuestión agrícola requiere de mucha atención en este sentido, pues es común que las personas del campo desconozcan ciertas prácticas que pudieran ser benéficas para el suelo agricultor y que por el contrario utilicen determinadas sustancias que terminan dañando no sólo al suelo, también a la salud del ser humano.

«La idea es que ellos conozcan y que puedan participar también en su propia formación y que aprendan a utilizar otro tipo de medidas mucho más prácticas y que pueden tener a la larga beneficios similares al uso de pesticidas y de otro tipo de otro tipo de insumos agrícolas. Un manejo adecuado es por ejemplo evitar usar maquinaria agrícola pesada y seguir el uso de las yuntas, el arado… que causan menos daño al suelo, no le causan compactación ni destruyen la estructura del suelo, que es muy importante para que se lleve a cabo toda esa diversidad y que finalmente van a traer beneficios para la planta misma y para la conservación del suelo. Otro es el agregado de compostas orgánicas. Sin embargo pues hay que elaborarlas en cierta forma, ciertas reglas que hay, tienen que estar bien hechas para que puedan tener un efecto lo más rápido posible. Aunque hay diferentes tipos de compostas o materia orgánica del suelo, entonces habría que saber para qué situación es cada una de ellas. Y otra es evitar que el suelo se siga deteriorando con la siembra de ciertos cultivos que lo erosionan, tiene que haber cierto equilibrio entre lo que se produce y el mantenimiento y conservación del suelo».  

Además de propiciar el diálogo con personal operativo del Ayuntamiento y con el demás público asistente, el doctor Mundo-Ocampo realizó algunas observaciones a determinados aspectos que desde su opinión se realizan de la forma incorrecta en el municipio: como son la plantación de árboles de especie casuarina, y las prácticas destructivas y mala planeación en, por ejemplo, el parque ecológico del municipio, que afirmó, está cimentado en un suelo de mala calidad, y debido a ello requiere de mejoras o de plantas que realmente vayan con su suelo.