Por Gabriela Arreola

Son nueve las quejas que han llegado a la Procuraduría Social del municipio en lo que va de 2017, esto debido a que servidores públicos en funciones han ejercido cierto tipo de violencia en términos de maltrato y prepotencia hacia algún integrante de la sociedad civil. La mayoría de estas quejas corresponden a Tránsito Municipal según lo expresado por el Procurador Social. José Alfredo Olvera.

Los ciudadanos se quejan por la prepotencia de las autoridades

Quien, acerca de las funciones de la Procuraduría Social, explica que es una institución a la que puede recurrir cualquier ciudadano que haya sido tratado de manera inadecuada por un servidor público:

«Como su nombre lo indica, procura la justicia municipal, cuando alguna persona se siente violentada en sus derechos o se siente agraviada por algún servidor público municipal, que sea parte de sus funciones, en sus atribuciones. No quiere decir esto que por el hecho de que se presente una queja se tenga que inmediatamente condenar al presunto infractor. El funcionamiento de la Procuraduría Social es en un funcionamiento en estricto apego a los derechos humanos, un derecho es el derecho a la audiencia y a la defensa».

9 quejas en 2017, 5 de Tránsito

Acerca del número de quejas acumuladas a lo largo del presente año, es decir, nueve, el funcionario detalla las dependencias implicadas: Tránsito Municipal tiene en su haber 5 de las mismas. Olvera también explica de manera general cuáles fueron los motivos de las quejas:

«Nosotros tenemos en este año 2017, 5 de Tránsito Municipal, una contra Aseo Público, una de Recursos Hidráulicos, una en contra de Comunicación Social y una de Inspección y Vigilancia, que es la última. La gente se siente agraviada por el maltrato, por la prepotencia, por las palabras, porque hay elementos a los que realmente les falta mucho trato con los ciudadanos».

Policía Municipal fuera de jurisdicción

Además de Tránsito, otra dependencia que recibe un número considerable de quejas es Policía Municipal; sin embargo, la Procuraduría Social no las atiende desde hace algunos años debido a que esta dependencia se rige por otro reglamento.

«La Procuraduría Social, hace tres años, teníamos por reglamento la secretaría técnica de la Comisión de Honor y Justicia que conocía de las quejas contra de los policías. Digo, que ahorita ya no conocemos porque hay otro reglamento con el que ya nos quitaron esa facultad. El reglamento dice que el procurador social tiene la obligación de atender todas las quejas en contra del cualquier servidor público, y en este caso, servidor público sería también el policía, pero la policía, los cuerpos policiacos, están regidos por una ley especial, ellos lo que hagan es una ley especial que ya escapa».

Olvera también menciona que de las 9 quejas que han llegado a la Procuraduría Social, ninguna ha conseguido una resolución satisfactoria, esto porque los ciudadanos que las presentaron no han vuelto para dar seguimiento al proceso.