Fotografía: Jeff Overs - AFP
Mánchester, Reino Unido.

El primer ministro Boris Johnson prometió el martes hacer “muy pronto” nuevas propuestas sobre el Brexit a Bruselas, pero tras tres años de un proceso caótico los responsables europeos no salen de su escepticismo a un mes de la fecha fatídica.

“Vamos a hacer una muy buena oferta, vamos a hacerla formalmente muy pronto”, declaró Johnson a la radio BBC desde Mánchester, en el norte de Inglaterra, donde se celebra el congreso anual de su Partido Conservador. Según algunos medios, la nueva propuesta podría presentarse el jueves, en cuanto termine el congreso.

El Reino Unido decidió en 2016 por referéndum, con 52% de los votos, poner fin a más de 45 años de pertenencia a la Unión Europea.

Su salida del bloque estaba prevista para el pasado marzo, pero ante el tozudo rechazo del parlamento británico al acuerdo difícilmente negociado por la anterior primera ministra, la conservadora Theresa May, la fecha fue aplazada dos veces, hasta el 31 de octubre.

El carismático y controvertido Johnson, que llegó al poder a finales de julio al reemplazar a May como líder del Partido Conservador, quiere renegociar con la UE el punto más conflictivo del texto: la denominada “salvaguarda irlandesa” o cómo evitar una nueva frontera dura entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, país miembro de la UE.

Diseño: AFP

El objetivo es preservar el frágil acuerdo de paz del Viernes Santo que en 1998 puso fin a tres décadas de sangriento conflicto en Irlanda del Norte, pero Londres y Bruselas no se ponen de acuerdo sobre el modo de conseguirlo.

– No eran “propuestas finales” –

El martes se filtraron a los medios varias versiones de las propuestas que habría hecho el equipo de Johnson.

Según una de ellas, el ejecutivo británico contemplaba realizar los controles aduaneros a varios kilómetros de la línea fronteriza.

Johnson declaró sin embargo a la BBC que lo publicado “no es exacto”. Sin querer entrar en detalles, adelantó que su propuesta prevé “un territorio único para la agricultura, las industrias agroalimentarias, sanitarias y fitosanitarias, lo que constituye una concesión importante del gobierno británico”.

Después, el secretario de Estado encargado del Brexit, James Duddridge, reiteró ante el Parlamento de Londres que el gobierno no tiene “ningún proyecto de controles físicos en la frontera”. Lo publicado son “documentos técnicos que no estaban en nuestras propuestas finales a la Comisión Europea”, afirmó.

El primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, recibió con satisfacción que el primer ministro británico descartase dichas ideas.

“Si no lo hubiera hecho, en mi opinión, habría sido una prueba contundente de mala fe por parte del gobierno británico”, afirmó en Dublín.

“Johnson simplemente no aprende” –

Johnson reiteró por otra parte su determinación a llevar a cabo el Brexit el 31 de octubre, incluso si no hay acuerdo.

Para impedir una salida brutal del bloque, que según informes del propio gobierno provocaría escasez de alimentos frescos y medicamentos y podría ocasionar violentos disturbios, el Parlamento aprobó de urgencia en septiembre una ley que obliga al primer ministro a pedir otra prórroga a la UE si, tras la cumbre europea del 17 y 18 de octubre, no ha logrado un acuerdo con los 27.

Sin explicar cómo, Johnson asegura que no lo hará.

Los contactos entre Londres y Bruselas se intensificaron en las últimas semanas, pero los responsables europeos afirman no haber recibido propuestas susceptibles de desembocar en un acuerdo. Y algunos especulan que Johnson busca el fracaso de la negociación para justificar un Brexit brutal.

“No hemos recibido ninguna propuesta del Reino Unido”, dijo a la AFP una fuente en Bruselas. “Estamos dispuestos a examinar propuestas viables que cumplan con todos los objetivos de la salvaguarda”, dijo otra.

El diputado alemán Norbert Rottgen, del comité de relaciones exteriores del Bundestag, fue más directo: “Johnson simplemente no aprende”, tuiteó. “Sus últimos planes para el Brexit no son serios y vulneran la ley”, agregó, al tiempo que llamaba a la UE a “decidir un largo aplazamiento” del Brexit.