La principal queja de los usuarios de las 15 rutas alimentadoras del Macrobús es la lentitud en la frecuencia de paso.

Un camión puede tardar hasta 40 minutos en pasar, según refieren pasajeros entrevistados en la estación Fray Angélico del Macrobús, donde salen los camiones hacia el sur de la ciudad: a los fraccionamientos Chulavista y Santa Fe, en Tlajomulco, y a Paseos del Prado, en Tlaquepaque.

Pese a las quejas, la ruta está certificada por la Secretaría de Movilidad (Semov) y puede cobrar siete pesos. Al transbordar los usuarios solo pagan dos pesos y si usan un segundo transbordo, únicamente pagan 1 peso.

A María Esther Meléndez, usuario de este servicio le parece que debería haber unidades exprés también en las rutas alimentadoras, para hacer los recorridos más ágiles. 

En ese sentido a Héctor Montiel, también usuario del Macrobús, le molesta esperar hasta media hora o 40 minutos para abordar un camión alimentador.

Sin embargo, algunos usuarios no tienen quejas, como es el caso de Mayrali Martínez, a quien le parece bien el servicio.

Las 15 rutas alimentadoras del Macrobús transportan a diario 40 mil usuarios, en tanto que la ruta troncal traslada 85 mil usuarios, para un total de 125 mil personas atendidas por el servicio del Macrobús.

Urban beat

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here