Un deslave ocasionado por las lluvias mantiene cerrado, por seguridad, el camino de entrada a la Barranca de Oblatos ubicado en Periférico Norte, atrás del edificio central de la Comisaría de la Policía Preventiva Municipal de Guadalajara.

El subsuelo arenoso hace temer a Protección Civil que crezca el derrumbe al presentarse otras tormentas. Mientras tanto los usuarios habituales de la barranca lamentan que las autoridades competentes ni siquiera se hayan presentado después de seis días, para evaluar el daño y dar principio a la reparación.

Para quienes a diario acuden para ejercitarse a la barranca y para quienes esperaban disfrutar ese espacio en las vacaciones, resulta desesperante que nadie acuda a interesarse por el derrumbe. 

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here