Vestidos de blanco, unos dos mil ciudadanos tomaron algunas importantes arterias de Guadalajara para demostrar que la sociedad exige paz y está dispuesta a colaborar  para conseguirlo, así lo dijo Aida Isabel Moran, madre del gimnasta asesinado el pasado mes de enero en un bar de la ciudad. 
Las historias de  pena e incertidumbre se escuchaban casi a cada paso, desde que el contingente salió de Montevideo y Pablo Casals y hasta que llego a la Minerva, donde la señora Rosa Chávez compartió la zozobra en la que viven las familias por sus desaparecidos.
La convocatoria a la marcha por la paz surgió desde las red social Twitter y se organizó con la colaboración de diversas agrupaciones civiles y empresariales. En todo el trayecto, el contingente estuvo escoltado por patrullas de la policía estatal y municipal, protección civil, movilidad y servicios médicos. 
Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here