Al cargar gasolina, los despachadores y automovilistas se ponen en contacto con vapores que generan cáncer, por lo que es muy necesario que en Guadalajara se expida una norma para que las estaciones de servicio instalen equipos que retengan esas sustancias volátiles, afirmó Norman Blanco, integrante del Colectivo Ecologista Jalisco (CEJ).

El Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) del gobierno federal, realizó un estudio en tres gasolineras de Guadalajara, en el que se acreditó la generación de benceno y tolueno, gases que aspiran quienes todos los días trabajan en esos puntos de venta de combustible y también quienes cargan combustible todos los días, como son taxistas, conductores del transporte público y conductores de autos de flotilla.

En la ciudad de México se autorizó una norma local para que las estaciones de servicio instalen equipos que retengan esos vapores venenosos para el organismo humano, indicó el ambientalista Norman Blanco.

El tema no debe postergarse por parte de las autoridades ambientales estatales y debe incluirse en las acciones para reducir la contaminación ambiental que sitúa a la capital jalisciense como una de las ciudades con mayores niveles de polución en América Latina.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here