El presunto operador financiero del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Sergio Kurt Schmidt, visitó en varias ocasiones en su despacho al entonces secretario del ayuntamiento de Puerto Vallarta y candidato a la diputación local del Partido Acción Nacional (PAN) por Zapopan, Antonio Pinto Rodríguez, afirmó el ahora exsíndico del ayuntamiento vallartense, Roberto Ascencio Castillo.

El abogado, quien terminara renunciando a Movimiento Ciudadano (MC) para irse al Partido del Trabajo (PT), dijo que la entonces regidora Susana Carreño y él mismo recibieron llamadas telefónicas del entonces dirigente de Movimiento Ciudadano (MC) en Jalisco, Hugo Luna, y del mismo Enrique Ibarra Pedroza para que avalaran los poco más de seis millones para el espectáculo “Fandango”.

Sostuvo que tanto él como Susana Carreño y Humberto Gómez Arévalo se oponían a que esos recursos del Consejo Nacional para la Cultura y  las Artes (CONACULTA) fueran a parar a manos privadas.

Ascencio Castillo mencionó que con ese proyecto, supuestamente se compraron vestidos folclóricos, zapatos, luminarias y otros artículos para el show.

Narró que ese documento fue aprobado en sesión de cabildo pero antes de aprobarlo estuvieron insistiendo a Susana que diera su voto a favor.

El síndico de la administración de Ramón Demetrio Guerrero reconoció haberlo aprobado en el cabildo pero con las modificaciones que solicitó, quedando como responsable del manejo de los poco más de seis millones el hoy extesorero, Samuel Pelayo Paz.

Varias de las empresas utilizadas para la compra de zapatos, vestidos, etcétera, al parecer, están relacionadas con el actual alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, dijo Roberto Ascencio Castillo.

De igual manera, sostuvo que en todo esto hubo una serie de irregularidades en las que se encuentra involucrado el exdiputado federal, Rafael González Reséndiz.

Castillo narró que el presunto operador financiero del CJNG era recibido con frecuencia en la presidencia municipal de Puerto Vallarta.

Ascencio Castillo dijo que hubo varios contratos de La Covacha, empresa ligada o presuntamente propiedad de Enrique Alfaro, y destacó que la administración de Ramo Guerrero fue” muy mala” en el manejo de los recursos.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here