La vocación de docente no sólo se caracteriza por el esfuerzo y la dedicación que demuestran día a día, sino también por la huella que los profesores pueden dejar entre sus alumnos, tal y como ocurrió con el profesor  Miguel Saavedra Ramos, quien hasta la fecha de su fallecimiento, ocurrido hace algunos días, se desempeñó como maestro en la escuela urbana número 40. 

Este miércoles la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ), junto con familiares y sus alumnos, le rindieron un homenaje.

El titular de la dependencia estatal, Francisco Ayón, recordó que Miguel Saavedra puede ser considerado como uno de los docentes que trabajó pensando en que la educación es la base para tener un mejor país.

Por su parte Jimena Guadalupe, una de las alumnas que actualmente recibían clases del profesor Miguel Saavedra, destacó el modo de educar del docente, tanto en el respeto hacia los alumnos como en la dedicación que tenía para con ellos.

La también docente y quien fue compañera del profesor homenajeado, la maestra Guadalupe Faldo Uribe, con la voz entrecortada, consideró que el maestro no sólo se enfocaba a educar, sino también se preocupaba por sus colegas, al buscar que su trabajo diario fuera mejor para ellos.

Además de estas intervenciones también hablaron algunos familiares del docente quienes, al igual que los demás, lo consideraron como alguien que dejó un legado educativo importante para Jalisco, pues sus estudiantes lograron percibir el amor al aprendizaje que les quiso inculcar.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here