El director de la Comisión Nacional del Agua de México (Conagua), David Korenfeld, anunció este jueves su renuncia al cargo por el escándalo desatado en el país al revelarse que utilizó un helicóptero de esa institución para un traslado con su familia.

“Como seres humanos siempre seremos susceptibles a equivocarnos pero debemos tener la valentía de aceptarlo, ofrecer disculpas y asumir las consecuencias”, dijo Korenfeld en un mensaje a medios en Ciudad de México.

La oposición, columnistas y una legión de internautas exigían desde el 1 de abril la dimisión de Korenfeld tras difundirse en redes sociales varias fotografías en las que aparecen el funcionario y su familia portando maletas y abordando el helicóptero oficial, aparentemente en un lujoso fraccionamiento del Estado de México (centro).

Al desatarse el escándalo, Korenfeld dijo en Twitter que decidió usar la aeronave para trasladarse al aeropuerto de Ciudad de México debido a problemas que sufre en una rodilla y cadera.

El director de Conagua, dependiente del ministerio de Medio Ambiente, reconoció entonces que fue un “error inexcusable” y dijo que pagó al tesoro público el costo del uso del helicóptero, aunque no precisó el importe ni presentó ningún documento.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) ha abierto una investigación por el caso que podría conllevar sanciones contra el funcionario.

Korenfeld, de 41 años, integra el llamado gabinete ampliado del gobierno mexicano, en el que los ministros son acompañados por jefes de destacados organismos como la Conagua, encargado de preservar las aguas nacionales y de difundir la información y alertas climatológicas.

También presidente del Consejo Intergubernamental del Programa Hidrológico Internacional de la UNESCO, Korenfeld fue nombrado en 2012 por Enrique Peña Nieto, de quien fue secretario de Agua y Obra Pública cuando el actual presidente era gobernador del Estado de México (2006-2011).

Este es el último de varios escándalos sobre privilegios y sospechas de conflicto de interés en la cúpula política de México. 

Uno de los más sonados fue el protagonizado el año pasado por la primera dama Angélica Rivera, al revelarse que meses antes de la victoria electoral de Peña Nieto (2012-2018) adquirió una mansión de cuatro millones de dólares a un importante contratista gubernamental.

La polémica creció al conocerse que el propio Peña Nieto y el ministro de Hacienda, Luis Videgaray, también habían comprado casas a contratistas en años pasados. La SFP tiene abierta una investigación para detectar si hubo irregularidades en estas adquisiciones.

En 2013, el titular de la Procuraduría del Consumidor fue cesado por Peña Nieto luego que su hija exigiera el cierre de un restaurante que le negó la mesa que deseaba y lograra que el establecimiento fuera revisado por inspectores.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here