A pesar de que el gobierno federal aseguró que la depreciación del peso frente al dólar no ha impacto en la inflación, la realidad que perciben comerciantes y amas de casa, es otra.

La señora Elba Rosales desmintió las cifras oficiales con un solo dato: el kilogramo de carne de res está por los cielos.

El carnicero Ramiro Quezada Hernández reconoció el aumento, incluso en su establecimiento, el precio del kilogramo de carne de res alcanzó los 132 pesos.

Los comerciantes del mercado de Santa Tere aseguraron que  la mantequilla también subió: la caja de cinco kilogramos -que compran para vender a granel- antes costaba 300 pesos y ahora está en 310 pesos. Dicen que los quesos cottage y manchego empezaron a escasear, lo que a su juicio, es un augurio de que su precio aumentará.

El investigador del Departamento de Métodos Cuantitativos, de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Héctor Luis del Toro advirtió que lo mismo pasará con pescados, mariscos, lácteos, huevo, miel, verdura,  frutas, azúcares, medicamentos, electrodomésticos, maquinaria, automóviles, equipo de cómputo, celulares, calzado y ropa.

De acuerdo a los estudios del Departamento de Métodos Cuantitativos, el peso se depreció 27 por ciento en el presente sexenio.  En enero de 2013, el tipo de cambio estaba en 12.74 pesos y en este mes de agosto alcanzó los 17.47 pesos.

Según Héctor Luis del Toro, si los datos oficiales hablan de una inflación establece,  posiblemente obedezca a que no hay dinero para gastar y los diferentes sectores se han visto obligados a mantener sus precios por falta de demanda.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here