Miembros de persistentes organizaciones vecinales de diferentes áreas de zona metropolitana de Guadalajara, como Arcos Vallarta, Huentitán Vive, Animal A.C. y otras, se hicieron presentes frente a las instalaciones de lo que durante 40 años fue la planta de Kodak de México en la prolongación Mariano Otero, para clausurar simbólicamente el predio que se pretende  utilizar para un desarrollo habitacional y comercial.

Reclaman al Ayuntamiento de Zapopan que se haya otorgado permiso a pesar del riesgo de contaminación del subsuelo y de la necesidad de áreas verdes en la ciudad, ya que tendrían que ser sacrificados cientos de árboles, explicó Jaime Hernández, asesor jurídico de los colonos inconformes.

En el lugar se desahogó un pliego petitorio para el presidente municipal de Zapopan, Pablo Lemus Navarro.

Se preferiría que en esas 45 hectáreas, que algún día pertenecieron al gobierno y fueron donadas a Kodak para que se crearan fuentes de trabajo, se construyan áreas de esparcimiento y foros culturales, señaló el vocero de los inconformes.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here