Después de un juicio laboral de seis años, el maestro José Antonio Veloz Calvario, docente del Conalep I, situado en la colonia Las Juntas, en Tlaquepaque, ganó la reinstalación en su empleo. Al profesor de biología, ecología y geografía, lo despidieron en 2009 por haber participado en la fundación del Sindicato Legítimo de Trabajadores Académicos del Conalep del Estado de Jalisco (Siltacej).

Sin embargo, la dirección del Conalep no le ha asignado horas-clase y lo tienen sin hacer nada en el plantel.

El docente es diabético, le amputaron la pierna derecha y recién le hicieron una cirugía ocular, pero el Conalep aún no lo registra ante el IMSS, por lo que exige que se le otorgue esa prestación, pues él paga sus servicios médicos.

José Antonio Veloz presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), donde se emitieron medidas cautelares, a fin de que el Conalep otorgue seguridad social al profesor.

Por su parte,  la maestra Heidy Ramos Cueva, quien ganó el juicio laboral al Conalep, junto al maestro José Antonio Veloz, también la tienen “congelada” y no le han dado horas-clase, como docente de informática en el mismo plantel.

A la maestra Heidy Ramos la despidieron por crear un sindicato en la institución educativa y sostiene que no se arrepiente de haber impulsado un sindicado que represente a los maestros del Conalep.

Ambos docentes le piden al director del Conalep, Ildefonso Iglesias Escudero, que acate el laudo laboral, que les asigne cargas horarias como maestros y que se les paguen los salarios caídos, que no han percibido desde hace seis años.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here