Mentiras Neurociencia
Fotografía: Radio UdeG
Zapopan, Jalisco.
En el programa de radio “Expreso de las 10”, Alonso Torres acompañado por el Doctor Rodrigo Ramos Zúñiga, neurocirujano y profesor en la Universidad de Guadalajara, profundizaron en el tema “Mentiras a través de las Neurociencias”.
Durante el programa tomaron como principal argumento que existen muchas personas que han obtenido su éxito gracias a su habilidad al mentir, sabiendo exactamente qué es lo que a su auditorio le gusta escuchar, consolidándose de esta manera los mitómanos”, que se creen sus mentiras y hacen que otros lo crean, explicó en términos generales Rodrigo Ramos.
“La mentira es parte de nuestra vida cotidiana, es una reconstrucción o desconfiguración de la realidad en donde el individuo crea una realidad que no existe, involucra una escala de valores, procesos neurobiológicos y psicobiologicos, el cerebro tiene la posibilidad de discernir lo que es falso o realidad, sobre todo cuando esa realidad es hostil, puntualizó el neurocirujano.
Aclaró que existe un porcentaje al día en el que lo que se dice está plagado de mentiras, y cuando eso no genera ruido moral, se convierte en un patrón que tiene un impacto sociocultural.
La mentira más compleja es la mentira introspectiva, cuando el individuo se miente así mismo, “es cuando aspiro a ser algo que no soy”, el individuo se confabula a así mismo, explicó Ramos Zúñiga, y puso como principales ejemplos las frases “mañana lo hago” o “primero limpio la casa”.
Mencionó que en las familias latinas es muy común las “mentiras verdaderas”, ejemplificando, cuando alguien está enfermo se utiliza el “no queremos decirle la verdad”.
“Es donde nace la cultura de proteger con esta mentira piadosa”.
“Hay componentes génicos, primarios o biológicos que pueden dar lugar a condiciones psicopatológicas en donde la mitomanía es una característica fundamental. Lo preocupante es validar estas mentiras, porque eso ha dado lugar a la corrupción, el tráfico de influencias, el conflicto de interés, que en muchas zonas de Latinoamérica es visto como normal”, argumentó el especialista al tratar de dar una explicación sobre los alcances negativos que puede llegar a tener esta condición psicopatológica.
Durante su intercambio de información, ambos lanzaron la incógnita a los radioescuchas sobre cómo las personas logran ser buenas al mentir pero que sin importar la “practica” y “destreza” que tengan, siempre existirá aquello que los delata, “hay una serie de respuestas del sistema nervioso autónomo, que es precisamente lo que no podemos controlar, los sistemas de biorretroalimentación, monitoreo electro fisiológico, los sistemas de rastreo ocular, permiten identificar cual es la reacción somática que está presentando ante determinados eventos cognitivos o emocionales, es lo que fundamenta la detección de las mentiras, porque evalúa en términos sencillos cuales son las reacciones: “se sonroja” “tiene sudoración”, justificó.
Para finalizar el programa, ambos abordaron lo “positivo” que puede llegar a surgir detrás de una mentira, junto con el contexto, exponiendo quela mentira puede ser algo bueno en las creaciones artísticas”.
“Es una parte creativa en donde casi siempre el vínculo está asociado con la búsqueda de bienestar”, el especialista añadió que la mentira es favorable cuando es parte de la cultura ya que crea la empatía, no nos da el panorama ya hecho, argumentó que la lectura permite imaginar, recrear el personaje y desarrolla la imaginación.