Inician las vacaciones de Semana Santa y el Centro Histórico de Guadalajara ya luce particularmente lleno de venta ambulante. Se vende de todo; tentempiés dulces o salados, bolsos y toda variedad de artículos para el celular, calzado de temporada y cualquier objeto que al caminante le haga falta al pasar, o bien, que impida su paso.

Los comerciantes informales establecidos en el primer cuadro de la ciudad que se suman por la temporada ascienden a más de 500, entre vendedores de alimentos, bebidas y empanadas, por lo que de verse saturado el flujo del peatón, tendrán que retirarse del lugar. 

Para hacer válida la instrucción de quienes sí y quienes no podrán instalarse en el Centro durante esta semana, se montó ya un operativo conformado por la Unidad de Protección Civil y Bomberos de Guadalajara, inspectores, Dirección de Seguridad Pública y la Procuraduría General de la República (PGR), para revisar que en las calles no se venda piratería ni se trabaje con tanques de gas, acción que tomó por sorpresa a más de alguno, al recibir la noticia de que tenían que retirarse y dejar de vender por lo menos hasta que concluya la semana.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here