Más de 37,000 personas, según datos oficiales, participaron en la marcha convocada  “Jalisco es uno por los Niños” en contra de la jurisprudencia dictada por la Suprema Corte de Justicia de la NacióN (SCJN), en la que se declaran inconstitucionales los códigos civiles estatales que establecen que el matrimonio es únicamente entre un hombre y una mujer.

Los tapatíos que asistieron a esta manifestación argumentaron que de esta forma le daban un sí a la vida y a la formación dentro de una familia con mamá y papá, que es la que da seguridad y fortaleza al ser humano.


“Sobre todo que no nos quiten el derecho a los papas de que decidíamos que queremos con nuestros hijos, el gobierno no tiene que decidir qué tiene que hacer con nuestros hijos”, dijo Adriana Tostado, una de las participantes en la marcha.

La mayoría de las personas que se sumaron a esta convocatoria eran integrantes de grupos eclesiásticos laicos, pero también había “bikers” con sus atuendos negros y rudos, quienes de igual forma pedían que no se reconociera legalmente el matrimonio igualitario

Ignacio Partida, otro de los manifestantes dijo que lo rechazaría (el matrimonio gay) aún si un hijo le confesara que era homosexual, “lo respetaría, si él me dice que es homosexual lo respetaría”, precisó.

En su trayecto de La Minerva a la glorieta de los Niños Héroes se  encontraron con Francisco Cota, su pareja Donaji y su hijo Bastia de 5 años, quienes también respondieron a la convocatoria, pero para pedir respeto para todos los tipos de familia.

“Básicamente creemos que el derecho a manifestarte es básico, así como estas personas tienen derecho a manifestarse, siempre y cuando exista respeto”, manifestó Cota.

El grueso del contingente portaba ropa blanca, globos rosas y azules; rezó y cantó. Los niños caminaron junto a sus padres con cartulinas que decían “yo no quiero mamá y mamá”.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here