A casi seis meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, tres madres de familia y dos normalistas visitaron la comunidad indígena de Mezcala, en el municipio de Poncitlán, en la ribera del Lago de Chapala.

Ante más de cien personas, las mamás relataron sus testimonios llenos de dolor y de rabia, por la desaparición de sus hijos y por el trato que les han dado los gobiernos federal y estatal para localizar a los estudiantes, quienes fueron balaceados y desaparecidos la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre.

La comunidad indígena de Mezcala expresó su solidaridad a las madres de familia y a los estudiantes que los visitaron, y expresaron que en la población de Mezcala también enfrentan a la delincuencia organizada, luego de que particulares les quieren arrebatar sus tierras, en un litigio que aún no se resuelve desde hace varios años.

La madre de uno de los normalistas desaparecidos, Bertha Nava, dijo que algunas veces les han cuestionado por qué insisten en buscar a sus hijos y que si eso no afecta a sus familias, pues dejan a sus otros hijos y a sus parejas.

A la reunión entre madres de familia de la Normal de Ayotzinapa, Guerrero y los habitantes de Mezcala, también acudieron grupos como el Comité de Defensa del Bosque El Nixticuil, normalistas de Atequiza, la Asamblea Estudiantil 26 de Septiembre de Ocotlán y el Colectivo de Historia.

Urban beat

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here