La Universidad de Guadalajara rindió homenaje de cuerpo presente en el Paraninfo Enrique Díaz de León al Maestro Emérito y Doctor Honoris Causa, Federico Solórzano Barreto, precursor de la paleontología en el estado de Jalisco.
 
Por un momento el silencio invadió a la comunidad universitaria, la vía recreativa dio pasó para que a las 11:47 bajara los restos del carro funeral al hombre que amo la ciencia, la paleontología y la naturaleza como lo describieron los oradores durante el homenaje.
 
Al ingresar el ataúd al aula magna fue recibido con aplausos, se montaron nueve guardias, la primeras cuatro por la familia del maestro Emérito Federico Solórzano, la primera en hablar fue su hija Diana Solórzano, quien recordó su pensamiento y colecciones; una de las alumnas Etina Montí mencionó las clases difíciles del maestro Solórzano pero siempre con un mensaje de seguir estudiando y tener buenas calificaciones.
  
El rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Héctor Raúl Solís, mencionó que la Universidad de Guadalajara perdió a uno de sus más distinguidos profesores, su legado permanecerá en la benemérita casa de estudios.
 
Funcionarios universitarios, rectores de Centros Universitarios, miembros del Instituto Nacional de Antropología e Historia y de la Asociación de Ciencias Naturales de Jalisco junto con el rector de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla hicieron las últimas guardias de honor en el Paraninfo Enrique Díaz de León.
 
Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here