El viernes pasado, el crimen organizado provocó un estado de caos en la zona metropolitana de Guadalajara y en otros puntos del estado, con bloqueos y actos de violencia, en uno de los ataques con más daños materiales que se recuerde en el marco de la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia en México.

Sin embargo, este tipo de hechos no es nuevo para Jalisco. La historia de los bloqueos en manos del crimen organizado comenzó en 2011, año en el que se conocían estos delitos porque sucedían en otras partes de la República como Monterrey y Ciudad Juárez.

El primero de febrero de 2011, Guadalajara vivió su primer capítulo en materia de bloqueos con vehículos incendiados. Ese día, se desataron balaceras y se utilizaron camiones para bloquear la carretera a Chapala, la lateral de Lázaro Cárdenas a la altura de López Mateos, junto al puente atirantado Matute Remus, Periférico y San Sebastianito y otro más en Periférico y 8 de julio. El saldo fue de tres muertos.

En 2012, año electoral, se registraron dos eventos similares, aunque con más furia y cantidad de vehículos incendiados.

Tras la detención en Guadalajara de Erick Valencia Salazar, entonces líder del Cártel Jalisco Nueva Generación, criminales incendiaron 26 unidades del transporte público, de carga y particulares para bloquear vialidades. Un chofer perdió la vida calcinado.

El 8 de marzo, se registraron bloqueos en la avenida de los Maestros y Enrique Díaz de León, en la carretera a Chapala, Miguel Blanco y Rayón, y avenidas principales,  además de un granadazo a una agencia de autos.

La tercera ocasión en que hubo bloqueos por el crimen organizado fue el 25 de agosto de 2012. Se registraron afectaciones a vialidades principales en la zona metropolitana de Guadalajara y otros municipios del estado, como Ciudad Guzmán, San Ignacio Cerro Gordo, La Barca, El Grullo y Puerto Vallarta.

El ataque de presuntos criminales, en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, dejó como saldo la muerte de un joven que trabajaba en un negocio de bebidas alcohólicas, a la altura del kilómetro 22 de la carretera libre Buenavista-Morelia.

Estos actos derivaron de una confrontación en la que seis presuntos sicarios murieron y tres policías resultaron heridos. Militares y marinos realizaron un operativo donde detuvieron a Rubén Oseguera González, “El Menchito”, de 23 años, hijo de Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”.

La captura del “Menchito” se produjo después de que sujetos armados incendiaron dos camiones y una unidad de la  empresa Sello Rojo.

Sin embargo, la jornada violenta más reciente, fue el viernes, donde se registraron 39 bloqueos, el derribo de un helicóptero militar, donde perdieron la vida tres militares y luego se encontraron a otros tres, muertos, mismos que habían sido reportados como desaparecidos. Además, otras cuatro personas murieron, entre ellos un policía.

En menos de cinco años, se han registrado cinco eventos de este tipo, aunque el más reciente fue el más agresivo y con el saldo de muertos, heridos y daños materiales más alto, registrado en la historia de Jalisco. 

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here