Aunque en 1995 surgió uno de los primeros grupos de defensa ante la inseguridad, con la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias – Policía Comunitaria (CRAC-PC) en Guerrero, fue a partir del año  2013 cuando estas formas de protección comunitaria adquirieron mayor visibilidad en México, principalmente en Guerrero y Michoacán, según el trabajo de investigación recogido en el libro “Defender al pueblo. Autodefensas y policías comunitarias en México”, coordinado por Antonio Fuentes Díaz y Daniele Fini. En entrevista con Cosa Pública 2.0, Fuentes Díaz explicó la evolución que han tenido los grupos de defensa comunitaria y comentó que se trata de un fenómeno que se está expandiendo, “hay nuevos territorios donde han aparecido, como en Puebla, donde se han identificado cinco grupos de defensa que están armados” y también consideró que se trata de una situación “difícil de revertir, sobre todo en el contexto de inseguridad” del país. (Foto: Andrea González / Radio UdeG)