Karina Barajas y Lorena Melín fue una de las parejas que participó en el Besotón, que se realizó frente a la Catedral Metropolitana de Guadalajara, para exigir un alto a la  lesbofobia,  homofobia, transfobia, bifobia y otras expresiones de odio, que a su juicio, son promovidas  por la iglesia católica romana  a través de  la convocatoria de la marcha “Jalisco es uno por los niños”, que se llevó a cabo semanas atrás.

El Besotón se celebró en todo el país. A las 12:00 horas del domingo, en cada catedral de México,  integrantes de la comunidad de lesbio, gay, bisexual y transexual (LGBT) se sumaron a esta iniciativa en contra de la intromisión de la iglesia en un Estado laico, explicó José Ricardo Contreras, director de la organización Familia en la Diversidad.

Con la razón jurídica de su lado, la comunidad de la diversidad sexual buscará hacer valer sus derechos en Jalisco, donde se hacen oídos sordos ante las últimas resoluciones emitidas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que obligó a los estados a reformar sus códigos civiles para que las parejas del mismo sexo puedan contraer matrimonio y adoptar.

Como parte de esta lucha se realizará el 22 de agosto en Guadalajara la Marcha de la Igualdad.

Banner opinion

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here