Guadalajara, Jalisco.

Las instituciones públicas de Jalisco no creen el dicho de menores de entre los dos y cinco años cuando denuncian que fueron abusados sexualmente.

La Asociación Civil Cuepaliztli presentó una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) porque los y las servidores públicos en el municipio de Guadalajara y del Estado no creen los testimonios de niños y niñas y se revictimiza a los infantes con procedimientos burocráticos, lentos, opacos y mediocres, declaró la directora general del Centro Para La Prevención y Atención de la Violencia de Genero y Abuso Sexual, Claudia Angélica Rangel Martínez.

“Juan Pablo de 4 años de edad. El cual fue abusado sexualmente dentro de las instalaciones del Centro de Convivencia Familiar del Sistema DIF Guadalajara por su padre biológico, estando en convivencia asistida”. declaró Claudia.

“Niña Erika Sarahí de 5 años de edad. La cual fue sujeta de convivencia forzada con su padre biológico dentro de las instalaciones del Centro de Convivencia Familia del Sistema DIF Guadalajara y que a su vez no fueron reportados los hechos pertinentes en y a favor del Interés Superior de la Infancia, situación que repercutió en el dictamen del Juez Primero de los Familiar para otorgar la custodia a su progenitor, dejando en total estado de indefensión a su madre biológica de la cual consideramos fue sujeta de actos de discriminación por su preferencia sexual”, dijo.

La Fiscalía General del Estado (FGE) ha registrado de enero al mes de mayo del 2018 un total de 867 averiguaciones previas por el delito de Abuso Sexual Infantil.

De los cinco casos de abuso sexual infantil presentados por la Asociación Civil Cuepaliztli tres de ellos fueron por el padre biológico.

En los casos presentados ante la CEDHJ destacan las omisiones de cuidados y supervisión directa por parte del personal de las instituciones, además no se les garantizan sus derechos de denuncia en materia de abuso sexual y son forzados a mantener convivencia con los padres biológicos, quienes fueron denunciados por el propio niño como el responsable del abuso sexual.

“Niña Renata Jeanelle de 4 años 8 meses de edad. A la cual no se le han garantizado sus derechos de denuncia en materia de abuso sexual cometido por su padre biológico, incurriendo así en anomalías en el procedimiento por parte de Ciudad Niñez y específicamente el Ministerio Publico, Licenciada Mayra Lizette Zepeda Sida, se anexa queja”. comentó Rangel.

“El agresor de esta niña, ya lleva dos niñas, con quejas señaladas en Ciudad Niñez y no se gira orden de aprensión, porque desestiman el dicho de menores de cinco años de edad”, dijo Claudia Angélica

Rangel Martínez, dijo que el argumento de Ciudad Niñez es que estos niños no tienen la capacidad para decir el evento que han pasado.

“Si tienen un niño, una niña, que está en esta etapa, y dice que alguien lo toca de una forma inadecuada, y que no se siente a gusto, créanle, si nosotras lo hacemos porque no los servidores públicos que están en esa competencia”, dijo.

Por las graves faltas al cumplimiento de los Derechos Humanos de los niños y niñas, la asociación Cuepaliztli señalaron a once funcionarios públicos tanto de la FGE y central de Jalisco, como de la Fiscalía del Estado con sede en Puerto Vallarta, así como del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), Jalisco como la Delegación en Puerto Vallarta, y del Centro de Convivencia Familiar del Sistema DIF Guadalajara.

Sara Esther Leos Andrade

Sara Esther Leos Andrade

Es egresada de la Licenciatura en Periodismo por la Universidad de Guadalajara.Realizó un máster en Medios, Comunicación y Cultura en la Universidad Autónoma de Barcelona. Desde el 2011 se ha dedicado a trabajar en medios de comunicación de la UdeG. Fue asistente de contenidos web dentro del Canal 44. Estuvo a cargo de la edición de La Gaceta del CULagos, que se difunde de manera digital. También fue conductora y productora del programa radiofónico oficial: “Punto UdeG” en Lagos de Moreno.Actualmente es reportera de Canal 44 y está interesada entemas: ambientales, derechos humanos y manifestaciones sociales.
Sara Esther Leos Andrade