Más de cien familias del poblado de Mismaloya, al sur de Puerto Vallarta, temen ser desalojados por fuerzas policiacas debido a que el empresario tapatío Fernando Beltrán y Puga Navarro obtuvieron el fallo a su favor de diez hectáreas en las que se ubican sus casas.

Los vecinos aseguran tener la razón jurídica ya que cuentan en su poder con el plano ejidal de 1937 que fue presuntamente modificado y la posesión de sus tierras desde hace más de 40 años.

Los vecinos de Mismaloya acudieron este martes a las oficinas del Tribunal Agrario número 13 de Guadalajara para buscar de manera conjunta con el empresario Fernando y Puga  y autoridades una solución a lo que ven venir; es decir el desalojo, en el que están seguros que, de darse, “correrá sangre” ya que muchos no están dispuestos a dejar sus casas.

Cristina, vecina de Mismaloya, dijo que existe un acuerdo de mes y medio para llegar a una solución. 

Actualmente no se sabe que pasará y solamente se espera que ejecuten la orden de desalojo en la que también se incluiría la de la escuela primaria de ese lugar que fue construida con recursos de sus pobladores.

El problema data de más de una década y en diversas ocasiones los vecinos de Mismaloya han sido amagados de desalojo. 

Hoy la ven más cerca porque existe ya la orden de sacarlos de sus casas.

Francisco Villaseñor Plácito advirtió que la tierra es ejidal y las tierras se le dieron al empresario por contubernios y actos de corrupción que se dieron en su momento en el tribunal encabezado por el magistrado Luna Obregón.

Los vecinos adelantaron que harán en los próximos días una serie de movilizaciones en protesta por el inminente desalojo que de darse “no estará fácil”, sentenció Villaseñor. 

Por lo pronto los vecinos duermen hoy en la incertidumbre.

PESPECTIVAS

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here