Papa Francisco confesó sentir dudas sobre la existencia de Dios.