La “guerra contra las drogas” fue lanzada por Estados Unidos a finales de los años 60, desde ahí se desarrollaron estrategias paralelas en otros países, como el Plan Colombia y después la Iniciativa Mérida en México, pero esas estrategias en realidad son útiles para el capital transnacional, porque van de la mano de la instauración de reformas y políticas neoliberales, militarización y violencia estatal con un proceso de paramilitarización, donde se incluyen a los “cárteles” del narcotráfico, explicó Dawn Paley, periodista y académica canadiense, experta en política de drogas y doctorada por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

En entrevista con Cosa Pública 2.0, Paley explicó los conceptos de su libro “Capitalismo antidrogas: una guerra contra el pueblo” y su participación en la obra más reciente “Violencia organizada: guerra capitalista en América Latina”. Dijo que “al hablar de violencia organizada es tratar de politizar una violencia que quiso ser despolitizada”, agregó que las narrativas oficiales plantean a los homicidios como violencia lateral, “cuando en realidad la violencia está siendo organizada por fuerzas estatales o paramilitares como los cárteles de la droga”. El objetivo es asegurar el control territorial y la mayor acumulación de capital.

Paley recomendó acompañar a los familiares de las personas desaparecidas, quienes “constantemente abren caminos en su lucha y también acercarnos a las luchas por la defensa del territorio y contra la impunidad”. (Foto: Network for an Alternative Quest)